Lucía Pinacchio y Pol Retamal se reivindican en Serrahima

·3 min de lectura
Photo credit: Daniel Pérez
Photo credit: Daniel Pérez

Los recientes campeones de España Lucía Pinacchio y Pol Retamal se reivindicaron en una tormentosa tarde de martes en el estadio de Serrahima de Montjuic en el Mitin Internacional de Barcelona, prácticamente el último de la comprimida temporada española, que se para con la llegada del Mundial de Eugene y el Europeo de Múnich. Los dos atletas se han quedado fuera de la lista de la cita estadounidense para sus pruebas individuales por decisión de Pepe Peiró, pese a que podrían haber acudido por los criterios de World Athletics.

Pinacchio, de 19 años, salió decidida en los 800 metros, pasó a mitad de prueba a la par de la liebre en 58,79s y utilizó su velocidad de cuatrocentista para deshacerse de Marina Martínez, que fue su sombra, en la última recta en 2:02.60. Martínez paró el cronómetro en 2:02.88, y Yurena Hueso (2:05.11) y Lorea Ibarzabal (2:05.32) estuvieron más lejos en lo que fue prácticamente la reedición de la final de Nerja sin Daniela García. La victoria podría servir a la mallorquina para acercarse por ranking al Europeo de Múnich, del que aún está lejos por mínima (2:00.40).

Retamal, de 23 años, cambió esta vez los 200 por los 100 metros y derrotó en su terreno al campeón nacional Sergio López Barranco. Con una zancada potente y mucha fluidez, el catalán demostró que está en forma y en ausencia total de viento rebajó su marca personal hasta 10,31s llegando por delante del omaní Ali Ali-Balushi (10,44s), de López Barranco (10,48s) y de Bernat Canet (10,55s), los que serán sus compañeros de relevo 4x100m en Eugene.

Otro momento destacado del mitin llegó en los 3.000m obstáculos, en los que ganó Ibrahim Chakir y con 8:27.52 logró la mínima para el Europeo de Múnich, aunque con su sexto puesto en el Campeonato de España y teniendo en cuenta la superioridad de los tres que acudirán a Eugene (Sebas Martos, Dani Arce y Víctor Ruiz) tanto en ranking como en Nerja será difícil que encuentre un hueco.

Águeda Marqués y Blanca Fernández intentan la mínima sin éxito

En los 1.500m, ya cuando la lluvia mojó la pista de Serrahima, Águeda Marqués lo intentó pero no pudo con ese registro de Múnich (4:06), aunque no encontró problemas para ganar y sacó su fuerza final para parar el reloj en 4:09.55 días después de lograr su marca personal en Estocolmo (4:07.51). Algo parecido le ocurrió en los 3.000m obstáculos a Blanca Fernández de la Granja, que se fue directa a por los 9:39 que abren la puerta de Alemania pero tuvo que conformarse con 9:43.28.

Otra que corrió cerca de la mínima europea fue Jael Bestué, que paró el cronómetro en 23,10s en su victoria en los 200m, aunque ella ya tiene la marca necesaria para Múnich.

En los concursos, la mundialista Laura Redondo lanzó 67,34m aunque solo agotó dos intentos después de llegar de Orán de ganar el único oro español en el atletismo de los Juegos Mediterráneos, Arantza Moreno logró la mejor marca española del año en jabalina con 58,63m, el campeón de España de salto de altura llegó esta vez solo a 2,15m y la de pértiga Maialen Axpe se elevó esta vez hasta 4,30 metros.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente