Lucas Torreira se puede convertir en el jugador emblema de Boca por los próximos años

Eitan Benzaquén
·2 min de lectura

El puesto de volante central es fundamental para todos los equipos. A lo largo de la historia, los planteles más ganadores de Boca tuvieron un rol importante en ese puesto y Lucas Torreira tiene muchísimo para aportar.

Uno de los grandes problemas, es que muchos jugadores duran poco en el club y el volante uruguayo puede llegar para liderar un proyecto por muchísimos años. Tiene todo para convertirse en emblema, en ídolo y en ganarse el amor de los hinchas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Qué viene ocurriendo con otros volantes centrales? En el último tiempo se pueden ver jugadores que son rápidamente transferidos a Europa (caso Wilmar Barrios), otros que llegan como vidriera por poco tiempo (caso Nández) y finalmente los que llegan con una larga edad (caso De Rossi).

Con 25 años y ya habiendo jugado en el fútbol europeo, Torreira puede estar decidido a realizar una carrera exitosa en el Xeneize y consolidarse como el 5 titular por muchísimos años. Pasaría la adaptación, habría tiempo para empezar a brillar y por qué no, soñar con convertirse en ídolo de la institución.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La jerarquía del uruguayo es indiscutible. Un jugador de Selección, que vale millones y que jugó en gigantes como Arsenal y Atlético de Madrid. Es joven, tiene calidad, tiene las características que siempre tuvieron los volantes de Boca y se muere por jugar en la Bombonera.

Es imposible que los hinchas no se ilusionen con él. No será fácil, ya que tiene contrato con el Arsenal y deberán negociar para lograr contar con él. Pero el jugador dio el primer paso, manifestó su deseo y eso es lo más importante. Puede ser en junio, puede ser en un corto plazo, pero lo cierto es que podemos imaginar a Torreira siendo figura e ídolo por muchísimos años. Imposible no imaginar el "Uruguayo Uruguayo", desde las tribunas.