Lucas Vázquez entra en el minuto 70: perfecto ejemplo de los errores de Zidane con los cambios

Raúl Rioja
·2 min de lectura

Que Lucas Vázquez entre en el minuto 70 se ha convertido ya en el meme del madridismo, que no puede evitar ya tomarse con humor y sorna cuando Zidane decide meter en el campo al gallego para refrescar al equipo o para buscar un revulsivo. Pero más allá de eso, empieza a ser desesperante ver cómo, en líneas generales, el equipo empeora cuando el técnico galo mueve el banquillo.

Con el Real Madrid dominando plenamente el partido de este domingo ante el Levante, Paco López introdujo dos cambios que cambiaron el encuentro. Melero y De Frutos le dieron otro aire a los granotas, que comenzaron a llegar con peligro a la meta blanca y convirtieron en héroe, una vez más, a un inmenso Courtois.

Zinedine Zidane y Lucas Vazquez en un partido del Real Madrid (Reuters / Kai Pfaffenbach).
Zinedine Zidane y Lucas Vazquez en un partido del Real Madrid (Reuters / Kai Pfaffenbach).

A Zidane le tocaba dar la réplica. ¿Su respuesta? Dos extremos, por los otros dos. Rodrygo entraba por Vinícius, que estaba siendo el único jugador que creaba peligro real y al que físicamente se le veía aún a tope. Y Lucas Vázquez lo hacía por un Marco Asensio que, este sí, parecía fundido.

Había que quitar al balear, no cabe duda, pero ver cómo el recurso es Lucas Vázquez no deja de ser desesperante en un equipo que ha perdido mucho fondo de armario. Bale ya no le valía a Zidane, ni tampoco James, pero es que también salieron cedidos otros jugadores como Brahim y Kubo que sin ninguna duda mejorarían las prestaciones en esa zona del campo de un Lucas limitado en exceso.

Como los cambios no funcionaron, lógicamente, el Levante siguió apretando y rozando el empate. ¿La solución de Zidane entonces? Esperar hasta el minuto 88 para meter en el campo a Isco y Odegaard. Buenos cambios para tener más la pelota, pero tarde, muy tarde, ni vieron el balón en el escasísimo tiempo del que dispusieron.

En el recuerdo está aún fresco lo sucedido en el partido de la pasada temporada ante el Manchester City en el que los cambios llegaron tarde -nada menos que tres se guardó hasta el minuto 83 y el quinto no se hizo- y no arreglaron nada. Además, Vinícius no jugó ni un minuto pese a su gran final de año y el evidente bajo estado de forma de Hazard.

No es el del City más que un ejemplo de algo que se convirtió en tónica general durante toda la pasada campaña. El tema de los cambios es siempre complicado en los equipos grandes, pero sin duda algo que hay que mejorar. Mientras tanto, eso sí, al madridismo le toca felicitarse, el equipo ya es líder solitario de la Liga, que no es poco. Si ya se solucionara el tema de los cambios...

VÍDEO | Zidane al ser preguntado por Aouar

También te puede interesar:

El Real Madrid tiene un jugador de 28 años que parece que tenga 40

Gareth Bale, un final indigno que se ha buscado él mismo

No es el VAR, es el antimadridismo