Lucero y la imagen rosa que le juega en contra para volver a la TV

Foto: Luis Ortiz/Clasos/LatinContent via Getty Images
Foto: Luis Ortiz/Clasos/LatinContent via Getty Images

Con 40 años de trayectoria, Lucero sigue diversificando su carrera. La cantante encontró en la banda un género que le ha permitido seguir vigente en la música. Pero en la televisión es algo muy diferente.

En una reciente entrevista, admitió que no ha aceptado participar en alguna nueva telenovela porque no le han gustado mucho los proyectos que le han ofrecido, además de reconocer que las historias rosas que solía protagonizar ya no son tan creíbles.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

“Yo sí soy del melodrama de telenovela que llora la mujer y va y le reza a la virgen para que su amor no se le vaya. Tendría que ser una historia bien adaptada. Porque ya hoy en día, está complicadísimo hacer una historia antigua que venga al caso”, confesó.

De hecho, durante la charla, reconoció que una telenovela que protagonizó como ‘Lazos de amor’, por ejemplo, ya no sería tan creíble en la actualidad, debido a aspectos como la tecnología. “En esa telenovela, querían buscar a la trilliza desaparecida. Pero ya hoy en día, creo que en Facebook es donde encuentras a todo el mundo”, dijo.

La imagen que vende

Con una vida artística que comenzó desde los 10 años, Lucero decidió construir una carrera con base en una imagen de mujer dulce, protagonizando telenovelas rosas y cantando letras cursis. Se sabe que para su primera telenovela (‘Chispita’), originalmente ella haría el personaje de la villana. Pero su madre la convenció de rechazarlo porque estaba cerca el lanzamiento de su primer disco, lo cual podría afectar la imagen de niña buena que pensaban vender.

“Lucerito, si recordamos sus primeros programas y películas, era eso, una niña con ese perfil. Y yo creo que les funcionó tanto, que decidieron prolongarlo”, señaló alguna vez el periodista Enrique Feliciano.

El crítico de televisión, Álvaro Cueva, lo explica así: “Ella representa muchas cosas hermosas en las que millones de personas quieren creer. Queremos creer que hay mujeres blancas, puras, virginales, simpáticas, hermosas… Son un ideal. Por eso, todo mundo apoya este cliché en Lucero, que no a cualquiera se lo aceptan”.

La propia actriz lo ha reconocido. “He sido copartícipe de eso: de que la imagen sea sana y limpia, sobre todo por respeto al público. Yo podría hacer algunas fotos medio desnuda y muy liberal, pero entonces qué van a pensar muchos a los que no les gusta eso”.

Y agregó: “Yo no ofendo a nadie siendo como muy color de rosa, y muchos podrán decir ‘Qué flojera’, pero sí ofendo a muchos quitándome de esa imagen rosa”.

Pero esa imagen ha sido manchada en más de una ocasión. Recordemos el incidente de 2003, cuando se enfrentó con los medios luego de que su personal de seguridad los apuntara con una pistola. Ahí, echó por tierra la imagen que siempre había vendido. “A mí nunca me hacen caso de lo que hablo, pues porque ‘Soy bien adorada’, ‘Ay, es que es bien linda’, ‘Ay, es que es bien tonta’”, declaró aquella vez.

También te puede interesar: “Los Grammy Latinos no reflejan el gusto del público”: Lucero

En 2010, la atención se centró en su madre y manager, Lucero León, quien apareció en un video tomando, bailando para alguien y hasta quitándose la ropa. La familia envió un comunicado en el que señaló que iniciaría un proceso legal contra quien resultara responsable.

Y para 2014, se publicaron fotografías de Lucero en las que aparecía junto a su novio, Michel Kuri, posando junto a un rifle y una cabra montés recién cazada. Su más reciente escándalo fue la presunta aparición de la cantante en el supuesto ‘catálogo de Televisa’, cuando ella tenía 24 años, se anunciaba virgen y una noche con ella tendría un costo de 1.8 millones de dólares y con diferentes tarifas por acudir como invitada a eventos con y sin prensa.

La cantante lo negó y consideró al catálogo una “leyenda urbana”. Está claro que la imagen rosa de Lucero se ha mantenido, y sobre todo beneficiado, de la poca memoria del mexicano.

También te puede interesar: Lucero celebra 50 años con la faceta que le faltaba probar

Por ello resulta complicado, a pesar de ser actriz, que Lucero personifique a la protagonista de una telenovela rosa que no termine en boda. Lo ha hecho siempre, incluso cuando sí dio vida a una villana (en la telenovela ‘Mañana es para siempre’, de 2008). El argumento es el mismo, sin importar qué rol juegue: los buenos triunfan, los malos pagan, y los enamorados terminan felices para siempre.

Después de tanto tiempo construyendo esta imagen, sería hasta extraño verla 20 años en la cárcel por un crimen que no cometió (‘La madrastra’), deshaciéndose de enemigos para quedarse con una jugosa herencia (‘Cuna de lobos’) o hasta defendiendo la orientación homosexual de un hijo (‘Mi marido tiene familia’). Ella misma lo ha dicho: “Sí pienso mucho en los proyectos que me han ofrecido. Pero algunos tal vez no me acomodan o no me gustan tanto en lo que es mi estilo, mi esencia, mi personalidad”.

Si es que quiere volver a la desgastada industria de la telenovela mexicana, Lucero necesitará de la mejor asesoría para volver con una historia que sea, por encima de todo, creíble. Y es justo ahí donde esta imagen rosa de la cantante ya no encajaría del todo en la pantalla chica… en tiempos de melodramas sobre médicos, solteros con hijas, 'Aristemos' y bioseries.

@braham_MV

Otras historias