Jovic se sentará en el banquillo de los acusados: urge cederlo

Alfonso Duro
·4 min de lectura
PAMPLONA, SPAIN - FEBRUARY 09: Luka Jovic of Real Madrid CF looks on prior the game during the Liga match between CA Osasuna and Real Madrid CF at El Sadar Stadium on February 09, 2020 in Pamplona, Spain. (Photo by Diego Souto/Quality Sport Images/Getty Images)
Diego Souto/Quality Sport Images/Getty Images

Por si su temporada no había sido lo suficientemente nefasta desde que firmó por el Real Madrid, Luka Jovic pondrá un colofón espectacular al tener que presentarse frente a un juez en Serbia por haber sido acusado de saltarse las estrictas normas de la cuarentena impuesto en el país balcánico por culpa del Coronavirus.

El delantero madridista decidió viajar a su país natal nada más decretarse el estado de alarma en España y contra las indicaciones del club, pero por si eso fuera poco, está acusado de salir de fiesta a celebrar el cumpleaños de su novia mientras todo el país debía mantenerse en sus casas.

El futbolista aseguró que se trató de un mal entendido. Negó haber salido de fiesta —aunque parece que hay testigos y pruebas, según diferentes reportes— y dijo que sólo fue a la farmacia y que estaba confundido porque en España si se puede salir a la calle para este tipo de tareas. Además, intentó culpar a “las autoridades” por no avisarle de las directrices que debía seguir en el país al aterrizar en el mismo. Lo que hay que oir.

Pero este último episodio, por el cual se enfrenta a una pena de entre 1.275 euros y tres años de cárcel, no es más que el último de un año para el olvido.

Con 22 años, su potencial sigue siendo importante, y se dice que tanto Zinedine Zidane como el club continúan confiando en que acabe por explotar en las próximas temporadas, pero nada en su rendimiento ni en su actitud hacen pensar en un desenlace tan positivo para su historia. El delantero no sólo se ha acostumbrado a sentarse en el banquillo y hasta en la grada, sino que su desgana ha dado pie a que un jugador desahuciado como Mariano Díaz le haya adelantado por la derecha.

El problema no es ya que haya costado 60 millones de euros y sólo haya marcado dos goles en lo que va de temporada. El problema real es que cuando ha tenido la oportunidad de saltar al campo —Zizou le ha dado minutos en 24 partidos, incluidas las dos titularidades en Arabia Saudí, durante la Supercopa de España, debido a la lesión de Benzema— no ha demostrado las ganas que debería tener un futbolista en el cual el Real Madrid ha depositado su confianza de manera ciega.

PAMPLONA, SPAIN - FEBRUARY 09: (BILD ZEITUNG OUT) Luka Jovic of Real Madrid looks on during the Liga match between CA Osasuna and Real Madrid CF at El Sadar Stadium on February 09, 2020 in Pamplona, Spain. (Photo by Alejandro/DeFodi Images via Getty Images)
Alejandro/DeFodi Images via Getty Images

Al contrario, Luka se ha dedicado a pasear por el campo, sin demasiado entusiasmo, como si supiera que a esos minutos le seguirían más al fin de semana siguiente. O cuando menos, como si por no contar con más minutos, no perdiera ni un minuto de sueño por la noche.

En el Santiago Bernabéu siempre han encajado mucho mejor los jugadores de sangre caliente que las primas donas como Jovic, pero lo mínimo que se le pide a los jugadores de la primera plantilla es que guarden decoro fuera del campo. La metedura de pata del serbio durante un momento tan crítico a nivel social le hará verse en un juzgado, una imagen que a la directiva blanca no debe gustarle demasiado.

Por eso quizás lo mejor que podrían hacer futbolista y club es darse un respiro, una oportunidad de ver si la distancia puede volver a acercarles.

Como el Real Madrid sigue pensando que Jovic puede romper en el gran goleador que apuntó ser en el Eintracht de Frankfurt, sería bueno encontrarle una cesión a algún club en el que pueda recuperar la confianza de cara a puerta y contar con los minutos que necesita para volver a brillar. Si el serbio fuera capaz de demostrar que un cambio de actitud es posible y que tiene madera para ser el delantero titular del equipo en un futuro próximo, entonces siempre podría regresar por la puerta grande, como hicieron Casemiro, Carvajal, Valverde, o próximamente Achraf y Odegaard.

Sería una buen solución para hacer borrón y cuenta nueva, y quizás así dejar atrás la paupérrima temporada que ha protagonizado en su debut como futbolista merengue.

Más historias que te pueden interesar: