Macrobotellones y caos en los alrededores de Wembley antes de la final

·2 min de lectura
Los seguidores de Inglaterra en la previa del partido. (Photo: EFE/EPA/JOSHUA BRATT)
Los seguidores de Inglaterra en la previa del partido. (Photo: EFE/EPA/JOSHUA BRATT)

El pasillo que conduce a Wembley se convirtió este domingo en un macrobotellón gigante, donde volaban las botellas, la cerveza y las pelotas de fútbol, en una previa más parecida a una batalla campal que a lo que se le presupone a un partido de fútbol.

“Os podéis meter vuestras calzone, vuestros macarrones y vuestros canelones por donde os quepan”, cantaban los aficionados ingleses en los vagones de metro que llegaban cada pocos minutos a la estación de Wembley Park, la preferida por la afición por la preciosa vista del estadio con el arco iluminado al fondo.

Los que entraban del vagón se saludaban con los que salían. “Disfrutadlo chavales”, gritaban los que para su desgracia no contaban con entrada, mientras hacían un pequeño pasillo para que los niños pasaran sin problemas.

Una vez los chicos estaban a salvo, volvía el griterío. Los cánticos a Harry Maguire, el Sweet Caroline, de Neil Diamond, y cómo no el Three Lions, con su famoso It’s Coming Home. Un hombre, situado tras los tornos que dan acceso a Wembley, incluso iba chocando la mano a todos los que pasaban. “El fútbol ya llega”, repetía.

Divisar a un aficionado italiano era prácticamente imposible y es que la seguridad los obligaba a entrar antes al estadio y las gradas de Wembley, a dos horas para el pitido inicial, solo se coloreaban con el azul de los transalpinos.

Además, decenas de aficionados intentaron acceder al estadio sin entrada, lo que provocó momentos de caos y varias avalanchas en las horas previas al partido. Según se ha podido ver en varias imágenes muchos hinchas lograron saltarse los controles de seguridad y acceder a la zona interior del estadio.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Los ingleses se entretenían intentando romper la seguridad del estadio y colarse en el campo, en consonancia con las imágenes que se estaban reproduciendo en el resto de la capital. La estación de King Cross era evacuada por el lanzamiento de bengalas, Leicester Square se convertía en el escenario de una batalla campal y los aficionado hacían cola, desde primera hora de la mañana para meterse en cualquier pub a calentar la final.

Chris Kamara, exfutbolista y ahora comentarista de televisión, describía su llegada al estadio como “horrorosa”, al tener que estar esquivando botellas por el aire y cristales por el suelo. ”¿Qué le pasa a la gente?”, se preguntaba.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente