Madre sale del coma y recibe la peor noticia sobre su hija y su esposo

Yahoo Noticias

Una mujer salió del coma tras dos meses para descubrir que su marido e hija murieron en la erupción del volcán Whakaari en White Island ("Isla Blanca") de Nueva Zelanda.

Lisa Dallow, de 48 años, residente de Adelaide, su marido Gavin, de 53, y su hija Zoe, de 15, estaba con un grupo de turistas en la isla, ubicada a 50 km de Whakatane, el 9 de diciembre cuando el coloso entró en erupción y lanzó rocas por el aire.

La madre se despertó recientemente en el Alfred Hospital de Melbourne y recibió noticias devastadoras.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

“Le tomó un tiempo asimilarlo y luego siguió diciendo que no podía creer que hubieran muerto, le dijo a The Advertiser una portavoz de la familia.

Lisa Dallow (centro) se enteró recientemente de la muerte de su marido (izquierda) y su hija Zoe (derecha). Fuente: AAP.
Lisa Dallow (centro) se enteró recientemente de la muerte de su marido (izquierda) y su hija Zoe (derecha). Fuente: AAP.

Dallow también recordó el terrible momento en que el volcán entró en erupción mientras decenas de turistas intentaban huir.

“Lo recuerda explotando, y luego diciéndole a todo el mundo que corra”, dijo la portavoz.

“Luego recordó cómo las rocas caían por todas partes y la golpeaban en la espalda”.

Después de pensar que los servicios de emergencia debían estar en camino, su siguiente recuerdo fue despertarse en el hospital.

Cuando se enteró de que su esposo y su hija murieron junto a otras 19 personas, Dallow quedó muy afectada al darse cuenta de cuánta gente había muerto y se alteró mucho.

El volcán entró en erupción el 9 de diciembre con decenas de turistas en la isla (Fuente: AAP).
El volcán entró en erupción el 9 de diciembre con decenas de turistas en la isla (Fuente: AAP).

Aunque no puso asistir al funeral de su esposo en Adelaide Oval el mes pasado, el de su hija Zoe se retrasó con la esperanza de que la señora Dallow esté bien para acudir.

Dallow, ingeniera petrolera en Santos, sufrió quemaduras graves en el 60% de su cuerpo y permanece en estado de cuidado pero estable, según informó The Advertiser.

Entre los fallecidos había 14 australianos, mientras otros 26 fueron heridos por las mortíferas nubes de ceniza.

Muchos de los heridos todavía se encuentran en hospitales de Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos recuperándose de sus quemaduras y otras heridas.

La primera ministra Jacinda Ardern dijo previamente que las investigaciones oficiales de las autoridades de Nueva Zelanda sobre la erupción llevarán hasta un año.

Otras historias