El Madrid mantiene su paso ideal con resistencia y eficacia

·2 min de lectura

Real Madrid tiene esa virtud para resolver los partidos a su favor con oficio. Todo parte de un esquema ordenado, con una defensa sólida y un circuito de juego entre el mediocampo y la ofensiva que, cuando conecta, hace estragos en las defensas rivales.

Aún sin la presencia de su máxima figura por una lesión, Karim Benzema, el equipo blanco se las arregló para continuar su paso ideal en el arranque de temporada: ganó en sus nueve partidos ente todas las competiciones, con una delantera que no modificó su intensidad a pesar de la ausencia del francés.

Rodrygo se acopló de manera perfecta a su compañero Vinicius Jr., ambos mostraron explosión y cumplieron con papeles clave para el triunfo en el derbi de este domingo por 2-1 sobre el Atlético en el Metropolitano.

El joven brasileño abrió la cuenta tras romper líneas y sacar rédito de una fabulosa asistencia de Aurélien Tchouaméni, mientras que su compatriota, ex Flamengo, ingresó al área a toda velocidad y golpeó el poste con su remate, el cual luego fue aprovechado en el rebote por Federico Valverde.

La claridad de Luka Modric a la hora de conducir, el desequilibrio del uruguayo Valverde y los inquietos brasileños, fueron las armas oportunistas que doblegaron a los de Diego Simeone. Poco importó que, más tarde, el Colchonero inclinara la balanza a su favor y acabara con el dominio del juego.

El Atleti dobló en remates totales al visitante, con 12 disparos contra 6, aunque es cierto que menos de la mitad (5) viajaron en dirección al arco. Por su parte, 3 de los del Madrid fueron hacia los tres palos de Jan Oblak.

En materia de posesión, el local culminó con una superioridad del 53.2%, dio 564 pases totales contra 506 de su rival y llegó a enviar 12 centros al área de Thibaut Courtois, frente a apenas 2 del Merengue.

Las cifras podrán jugarle a favor, el curso del partido también luce adverso, pero el líder es imbatido por el momento. No sólo eso, sino que sostiene su paso perfecto. El vigente campeón de La Liga y de Europa no abruma, pero tiene oficio, resistencia y eficacia para mirar a todos desde arriba.

Foto: Soccrates/Getty Images