La maldición de la Copa Libertadores

Bogotá, 5 nov (EFE).- La Copa Libertadores nunca careció de fútbol. Es más, por la elevada calidad del practicado por los clubes que la han disputado 59 veces desde 1960 el torneo es uno de los más atractivos del mundo.

Pero como una maldición factores extrafutbolísticos se han encargado de provocar turbulencias a la final de 2018, que terminó jugándose 15 días después de lo previsto, a 10.039 kilómetros del estadio Monumental de Buenos Aires, en el Santiago Bernabéu de Madrid.

Si el partido de ida de la final Boca-River se aplazó del 10 al 11 de noviembre de 2018 por las lluvias que azotaron Buenos Aires, y el de vuelta, pactado para el día 24 en el estadio Monumental no se jugó por el ataque de fanáticos al autobús de Boca, el desenlace de la Libertadores de 2019 corre el riesgo de salir de Santiago por la crisis social que impera en Chile.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

ASÍ FUE LA FINAL MÁS LARGA DE LA HISTORIA

30.10.2018: River Plate consigue su pase a la final de la Libertadores tras vencer 1-2 a Gremio en la vuelta (2-2 global, avanzaron los Millonarios por goles de visitante).

31.10.2018: Boca Juniors empata 2-2 con Palmeiras y avanza al duelo por el título gracias al 2-4 global. La final continental más esperada se confirma.

01.11.2018: Se anuncia que la serie final se disputará por primera vez los días sábados. La fechas anunciadas fueron el 10 y el 24 de noviembre.

En principio los partidos se iban a jugar los miércoles 7 y 28 de noviembre de 2018, pero esto se modificó por la cumbre del G20 en la capital argentina, pues supondría problemas de seguridad.

10.11.218: Comienza la película de suspense.

Llegó el día del partido de ida en La Bombonera pero después de horas de espera por las fuertes lluvias que azotaron la capital y damnificaron la cancha, se resuelve dejarlo para el día siguiente.

11.11.2018: ¡Salió el sol!

River Plate sustrae un empate 2-2. Ramón 'Wanchope' Ábila puso adelante a los locales (m.34) pero un minuto después igualó Lucas Pratto. Al filo del primer tiempo Darío Benedetto adelantó de nuevo al xeneize y en el segundo tiempo, cuanto transcurrían 61 minutos, el central Carlos Izquierdoz marcó en meta propia.

24.11.2018: A pocas horas del decisivo partido de vuelta en el estadio Monumental, de River Plate, fanáticos de este club atacaron con piedras el autobús que transportaba a la plantilla de Boca.

Varios jugadores resultaron lesionados con la rotura de algunos vidrios del vehículo, entre ellos Pablo Pérez y Gonzalo Lamardo, quienes tuvieron que ser trasladados a un hospital. La situación empeoró con el lanzamiento de gases lacrimógenos por parte de la policía para dispersar a la multitud.

Al cabo de horas de deliberaciones privadas entre los directivos de la Conmebol y los presidente de los clubes finalistas, se concluye que no hay condiciones para jugar el partido y se aplaza para el día siguiente.

Para entonces ya se habían dado dos horas tentativas para comenzar el encuentro el mismo día. Pero la suspensión para el domingo enfureció a muchos fanáticos y se registraron hechos vandálicos en los alrededores.

Al anochecer el Gobierno de Buenos Aires ordena la clausura preventiva del Monumental.

25.11.2018: Se levanta la medida oficial. El estadio se llena de nuevo pero horas antes los directivos de Boca anuncian que han pedido a la Conmebol la suspensión de la final alegando que no hay condiciones de igualdad.

El presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), el paraguayo Alejandro Domínguez, avisa que el partido se posterga, pero no dio nueva fecha.

El Estadio Jeque Zayed de Abu Dhabi, y el asunceno Defensores de Chaco son citados como posibles sedes.

27.11.2018: La Conmebol convoca a los directivos de los clubes en Asunción. Se anuncia la apertura de un proceso disciplinario al River, los directivos de Boca piden públicamente los puntos del partido y, en consecuencia, el título sin jugar la vuelta de la final, y Domínguez informa que el choque definitivo se jugará "el sábado 8 o el domingo 9 de diciembre". Sigue el suspense.

28.11.2018: Ante la postura del presidente de Boca, Daniel Angelici, de no querer disputar la final y sí los tres puntos, su colega de River, Rodolfo D'Onofrio le espetó públicamente: "Basta, hay que terminar con esto. Juguemos el partido, no inventemos".

29.11.2018: Domínguez anuncia lo que parecía impensado antes del 10 de noviembre: la final de la Copa Libertadores 2018 entre River y Boca se jugará el 9 de diciembre en el Santiago Bernabéu de Madrid.

De paso se anunció una sanción a River de dos partidos a puerta cerrada en competiciones de la Conmebol del año siguiente y una multa de 400.000 dólares.

08.12.2018: A 24 horas de jugarse la final en el Bernabéu, Angelici interpuso un último recurso, ahora ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) para que la final no se disputara. Fue rechazado.

09.12.2018: Bajo un fuerte operativo de seguridad comienza el partido de una final inédita e histórica. El tiempo reglamentario finalizó con empate 1-1. Boca se adelantó con gol de Darío Benedetto en el minuto 44. En el 68 igualó Lucas Pratto. El colombiano Juan Fernando Quintero desequilibró para River con un zapatazo desde el borde del área en el minuto 109 de la prórroga y Gonzalo Martínez puso la guinda en el último minuto (120).

ONCE MESES Y 12 DÍAS DESPUÉS, VUELVE LA MALDICIÓN

22.10.2019: Pasaron 346 días desde la frustrada fecha dada al partido de ida de la final entre River Plate y Boca Juniors cuando el 22 de octubre de 2019 la inestabilidad social en Chile llevó a la Conmebol suspender la Copa América de Fútbol Sala que debía celebrarse en la ciudad austral de Los Ángeles entre el 23 y el 30 de octubre.

La suspensión y la profundización paulatina de la crisis social en Chile comenzaba a abrir interrogantes sobre la suerte de la final a partido único, primer ensayo en la historia de la Libertadores, en Santiago entre Flamengo y River el 23 de noviembre.

29.10.2019: La Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile (ANFP) anunció la suspensión por tercera vez de la jornada del campeonato local por las manifestaciones que se registran en ese país desde el 17 de octubre. La decisión se tomó después de que las autoridades y la Policía constataran que no se cumplen las "condiciones de seguridad" necesarias para llevar a cabo "eventos deportivos masivos" durante los próximos días.

30.10.2019: En Chile, a raíz de las protestas, el presidente Sebastián Piñera suspendió el 30 de octubre las cumbres del APEC y la COP25, las dos reuniones multilaterales más importantes que se iban a llevar a cabo antes de fin de año.

El mismo día el Gobierno chileno ratificó su voluntad de que la final de la Copa Libertadores se dispute el 23 de noviembre en el Estadio Nacional de Santiago pese a la crisis política y social que vive el país desde hace casi dos semanas.

La Ministra de Deportes chilena, Cecilia Pérez, afirmó: "Todavía falta mucho y todo se va a solucionar".

Chile atraviesa una ola de protestas sin precedentes desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) para reclamar más igualdad y otras demandas sociales, que han dejado una veintena de muertos.

04.11.2019: Versiones de prensa señalan a las ciudades de Medellín (Colombia), Montevideo (Uruguay) y Asunción (Paraguay) como candidatas a recibir el 23 de noviembre la final de la Libertadores si declina Santiago de Chile.

Este mismo lunes desde Montevideo, el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Ignacio Alonso, dijo a Efe que es "imposible" que Uruguay albergue la final entre Flamengo y River ya que el 24 de noviembre se celebrará la segunda vuelta de las elecciones en las que los uruguayos elegirán al próximo presidente.

Otras versiones de prensa señalan que River afirmó que si la final no es en Santiago, pedirá este martes que la misma sea en Montevideo y se juegue el 30 de noviembre, mientras que al Flamengo no le disgusta la idea de Asunción pero el día 23 de noviembre, fecha inicialmente pactada.

05.11.2019: La Confederación Sudamericana de Fútbol invitó este martes a una reunión en Asunción a los presidentes de los clubes finalistas y a los presidentes de las asociaciones de Argentina, Brasil y Chile, con el objetivo de "revisar todos los aspectos" de la organización de la final única.

Otras historias