Malik Monk agradece la libertad que le otorgaron los Lakers

Es cierto que Los Angeles Lakers tiene mucho por mejorar en materia de estabilidad, producción defensiva y engranaje colectivo, en su objetivo de alcanzar los playoffs. Por ahora, la franquicia californiana sufre la temporada de la NBA, se ubica 9º en la Conferencia Oeste con marca negativa (27-31) y no logra hacer valer las incorporaciones de jerarquía que realizó.

En este contexto de incertidumbre, Malik Monk resultó la grata revelación para los de Frank Vogel, a partir de sus ingresos desde la banca. El ex escolta de Charlotte Hornets promedia 13 puntos, 3,3 rebotes y 2,7 asistencias, números valorables teniendo en cuenta su ratio de 27,1 minutos por juego. Y al margen de las cifras, su carácter y aporte al juego son las cualidades que lo destacan.

En definitiva, detrás de la gran figura de LeBron James y Anthony Davis (cuando está sano), el nacido en Arkansas luce como una alternativa de peso, incluso por delante del irregular Russell Westbrook.

¿Cuál es la razón para sus buenas actuaciones? "Los Lakers simplemente me han dejado ser yo. Si me dejas jugar libre, voy a salir con la mente libre, sin preocuparme por un error, y por si voy a abandonar la cancha si cometo un error. Simplemente me dan toda la confianza para ser yo", aseguró Monk en diálogo con The Athletic.

Después del Juego de las Estrellas, el equipo de Los Ángeles tendrá su próximo compromiso el sábado, en el clásico de la ciudad contra los Clippers. Para comenzar de una vez por todas el despegue y ratificar las buenas sensaciones de sus individualidades. Como es el caso de Monk.

Foto: Getty Images