Manchester United reaccionó en una ráfaga y venció al City para prenderse a la pelea

Matthew Ashton - AMA/Getty Images

De estar abajo a estar arriba en pocos minutos. Manchester United reaccionó a tiempo para darlo vuelta, quedarse con el triunfo en el derbi como local y posicionarse en el tercer puesto. Venció por 2-1 a Manchester City en Old Trafford por la 20° fecha de la Premier League.

Si bien en la primera parte tuvo sus posibilidades, con varios intentos concretos que no pudo aprovechar, su rival lo golpeó y eso lo terminó por despertar al equipo de Erik ten Hag para quedarse con los tres puntos y ponerle mayores condimentos a la pelea por el título.

En la primera mitad, el planteo salió casi a la perfección de la búsqueda inicial de los Diablos Rojos. Se replegó en el campo, apostó al error, recuperar el balón y salir rápidamente de contragolpe, y de esa manera casi logra romper la paridad con tres situaciones precisas.

Primero, la posibilidad fue para Bruno Fernandes, que dentro del área intentó un remate cruzado de derecha que se fue cerca del palo derecho. Luego, lo perdió Marcus Rashford tras eludir a Ederson afuera del área, costó acomodarse y Manuel Akanji rechazó sobre la línea.

Poco después, el mismo Rashford lo volvió a tener mano a mano con el arquero después de una buena asistencia de Christian Eriksen, pero perdió con el 31. Por su parte, la visita solo avisó con un disparo desde lejos de Kyle Walker que salió junto al palo izquierdo.

David De Gea casi no intervino en el primer tiempo, y eso fue un claro reflejo de lo que sucedió en cancha. Sin embargo, para el complemento la historia cambió. Mucho tuvo que ver la molestia física que sintió Rashford, la principal carta del United, sobre el cierre de la etapa.

En dicha segunda parte, un solo movimiento le permitió a los de Pep Guardiola conseguir la ventaja parcial: Kevin De Bruyne llegó a línea de fondo por derecha y envió un centro preciso para que el ingresado Jack Grealish conectara de cabeza y ponga el 1-0 parcial en el marcador.

Igual, a los Citizens se le complicó sostenerla. Tanto que los dirigidos por Ten Hag reaccionaron a tiempo cuando parecían vencidos. Precisamente, con mucha polémica por la participación de Rashford en offside, Fernandes logró vencer a Ederson luego de una asistencia de Casemiro.

Y casi de inmediato, el mismo Fernandes la jugó de gran manera para Alejandro Garnacho, que había entrado con su equipo abajo, y este encaró por izquierda. Luego de un primer intento fallido, mandó un pase paralelo de zurda que Rashford empujó a la red y dio vuelta la historia.

Después fue cuestión de aguantar la diferencia conseguida, entraron Harry Maguire y Lisandro Martínez para fortalecer la última línea y despejar cualquier intento por parte de la visita, pero en ningún momento fue incomodada por Erling Haaland y compañía, que no llevaron peligro.

Manchester United se quedó con tres puntos más que vitales para posicionarse en el tercer puesto, solo una unidad por detrás de su rival, y le da mayor vida a la definición. El miércoles enfrentará a Crystal Palace mientras que Manchester City jugará el jueves con Tottenham.

Foto: Matthew Ashton - AMA/Getty Images