Manolo Lama se queda tirado en la M-30 y narra su odisea en directo en ‘El Partidazo de COPE’

·4 min de lectura

Tras narrar el partido de la selección española ante Ucrania en Kiev de este 13 de octubre, a Manolo Lama le costó bastante llegar a casa. El periodista de la Cadena COPE aterrizó en Madrid en la noche del día siguiente, casi 24 horas después de la finalización del encuentro, y, cuando parecía que lo peor de su viaje había finalizado, aún le quedaba un último contratiempo.

El taxi que llevaba al periodista a casa se quedó tirado en la M-30, tal y como el propio Lama contó en directo en ‘El Partidazo de COPE’. “Ya te dije que lo que mal empieza, mal acaba”, le decía a su compañero Juanma Castaño.

Manolo Lama en la M-30 después de que se averiara el taxi que lo llevaba a casa. (Foto: Twitter / @partidazocope).
Manolo Lama en la M-30 después de que se averiara el taxi que lo llevaba a casa. (Foto: Twitter / @partidazocope).

Estoy tirado en el kilómetro 8,1 de la M-30. La señorita que me trae el taxi… De repente el taxi se ha quedado sin batería o sin electricidad. Estoy como un gilipollas, nunca mejor dicho, esperando a que alguien venga a recogernos”, contaba Lama. “Esta es una llamada de socorro a la gente de Madrid”, bromeaba Castaño.

“Mi mujer está escuchando, pero no va a venir a por mí”, decía después Lama que anunciaba que había grabado un vídeo de cómo estaba en ese momento. Las imágenes las compartió ‘El Partidazo de COPE’ en su cuenta de Twitter.

El programa continuó con las bromas con Lama reconociendo que no llevaba puesto el chaleco reflectante porque las ventanillas del taxi se habían quedado bloqueadas. “Afortunadamente el arcén es muy ancho”, aseguraba.

La taxista también intervino. “No sabemos si ha sido la batería, como he estado tanto tiempo parada en el aeropuerto. Yo creo que ha sido eso”, decía la mujer, que le comentaba a Lama que su marido iría a recogerlos. “Sí, sí. Le va a rescatar en seguida y no hay ningún problema. Le lleva a la puerta de su casa”.

De repente, el periodista empezó a contar cómo numerosos taxistas que estaban escuchando el programa se acercaron para llevarlo. “La magia de la radio”, decían sus compañeros entre risas desde el estudio antes de que Lama dijera que también había llegado una grúa.

“Vamos a pedir que no vaya más gente a por Lama porque vamos a montar un atasco en la M-30”, apuntaba Castaño antes de despedirlo. “Manolo, que haya suerte. Vamos a seguir con el programa que la historia está bien, pero no creo que dé mucho más de sí”.

Aún faltaba una última broma de su compañero. “No creo que tengas nada mejor que esto, pero bueno, sigue. ¿Quieres que te llame cuando llegue? Para que estés tranquilo. Un abrazo”, se despedía Lama desde la M-30.

La anécdota de Lama en la M-30 narrada por su propio protagonista en directo también generó bastantes reacciones en las redes sociales de oyentes que estaban escuchando el programa y de compañeros periodistas a los que le hizo bastante gracia este momentazo radiofónico.

Más historias que te pueden interesar: