El enemigo en casa

La Libreta de Van Gaal
·3 min de lectura
Soccer Football - Coupe de la Ligue Quarter Final - Amiens SC vs Paris St Germain - Stade de la Licorne, Amiens, France - January 10, 2018   Paris Saint-Germain’s Neymar celebrates scoring their first goal from the penalty spot with his football boot on his head   REUTERS/Benoit Tessier     TPX IMAGES OF THE DAY
Ya voy, Manu (Foto: Reuters/Benoit Tessier).

La semana pasada cerrábamos esta columna con un hecho asombroso: José Ramón de la Morena entrevistaba en ‘El transistor’ de Onda Cero a Emili Rousaud, precandidato a la presidencia del FC Barcelona, y no consideraba oportuno preguntarle siquiera de forma superficial por su proyecto económico, indispensable para afrontar sus alegres promesas al socio, retorno de Neymar incluido.

Sólo unos días después, en ‘El larguero’ de la Cadena Ser, Manu Carreño nos regaló otra entrevista de tronío a Carles Tusquets. El presidente de la junta gestora del Barça había sido muy explícito en RAC1 acerca de la delicada situación económica del club, que calificó de “pésima” y de “preocupante”. En la Ser explicó que se ha llegado a un acuerdo con la primera plantilla y otros empleados para aplazar el pago de salarios previsto para enero. Con la pandemia, cifra Tusquets, el Barça ha ingresado 300 millones menos, lo que ha dado “la puntilla” a unas finanzas ya de por sí maltrechas. Aun así, Carreño le preguntó si es posible que llegue algún fichaje este invierno. Tusquets le dijo que sólo si se vende porque, si no, el Barça tiene “la tesorería justa para llegar a fin de año”. Carreño, a piñón, demostró por qué es el líder del EGM con una pregunta alucinante llegado este punto: “¿Y hay dinero en el Barça ahora mismo para fichar a Neymar?”

Al pueblo hay que darle fichajes. Si no lo hacen los presidentes, ya se encargarán los periodistas. Los números rojos no llenan estadios (cuando tal cosa era posible) ni venden periódicos y justo de eso se trata. Los directores explicaban hace poco que su negocio consiste en escribir lo que el aficionado desea leer y, desde luego, fantasear con Mbappé o la vuelta de Neymar es más placentero que analizar un balance.

La crudeza de Tusquets en RAC1 indignó a Alfredo Martínez, periodista de Onda Cero en Barcelona. Del presidente de una gestora se espera un perfil bajo, sí, pero cuesta comprender que se le critique por exponer la situación del club a unas semanas de que los socios decidan en las urnas qué rumbo tomar. Y cuesta más aún tratándose de un periodista cuyo trabajo es precisamente que los aficionados tengan una visión lo más completa posible.

Según Alfredo Martínez, Tusquets es “el enemigo en casa”. Cree que sus palabras son inoportunas porque, atención, el Madrid está “al borde la eliminación en Champions y muy tocado en Liga”, mientras que el Barcelona va “a ritmo de récord en Champions con pleno de victorias y creciendo en Liga”. El argumento no puede ser más pueril. Por lo visto, al aficionado hay que tratarlo como a un niño: narcotizarlo con goles, portadas y fichajes imposibles. Mucho cuidado con lo que decimos, no vayamos a desestabilizar.

Quizá son los medios de comunicación quienes tienen el enemigo en casa.

Otras historias que te pueden interesar: