Manu Ginóbili y su magistral trayectoria con la Selección argentina

·4 min de lectura

En la previa del ingreso de Emanuel David Ginóbili al Salón de la Fama del básquet, hecho que se concretará este sábado 10 de septiembre, es tiempo de repasar su magistral trayectoria junto con la Selección argentina.

La carrera de Manu con la Albiceleste fue tan exitosa que quizás por sí sola podría alcanzarle para ser reconocido en Springfield, Massachusetts. Debutó oficialmente con la mayor el 30 de julio de 1998, cuando anotó siete puntos en la victoria ante Nigeria (68-51) por la segunda fecha del Mundial de Grecia, donde quedaron eliminados en cuartos de final.

El bahiense se consolidó rápidamente en el equipo conducido por Rubén Magnano y ya para el 2001 era una de las máximas figuras del mismo. Así lo demostró en el Campeonato FIBA Américas de Neuquén, en el que mostró un alto nivel y alzó su primer trofeo con Argentina.

Al año siguiente, los dirigidos por Magnano viajaron rumbo a Indianápolis para disputar el Mundial, y en la fase de grupos dieron el batacazo al doblegar a Estados Unidos, que acumulaba un invicto de 58 partidos.

El escolta brilló y demostró que estaba a la altura del mejor básquet del mundo. Sin embargo, el torneo no terminó de la mejor manera para él: una lesión en el tobillo lo marginó de la final frente a Yugoslavia, la cual sus compañeros perdieron por 84-77. Aún así fue seleccionado para integrar el quinteto ideal del certamen.

El zurdo, quien para ese entonces ya era campeón de la NBA con los Spurs, tuvo revancha con sus compatriotas en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, donde se volvieron a imponer contra el Dream Team (89-81 en las semifinales con 26 puntos del joven de San Antonio).

Antes de ello, Ginóbili ya había entrado en la historia del básquet argentino con la 'palomita', es decir, su inolvidable y agónica canasta para vencer a Serbia en el último segundo de la primera fecha.

En la instancia decisiva, Manu volvió a lucirse para derrotar a Italia por 84-69 y, de esta manera, conseguir la primera y única medalla dorada de la Selección argentina de básquet en un Juego Olímpico.

Los estadounidenses, desde que comenzaron a enviar a sus mejores jugadores en Barcelona 1992, ganaron todas las ediciones hasta Tokyo 2020 con excepción de Atenas 2004. Un hito imborrable. El Jugador más valioso del torneo promedió 19.3 puntos con 70.8% de efectividad en dobles y 40.5% en triples.

Después de una caída tan dolorosa como ajustada ante España en las semifinales del Mundial 2006, en el que Argentina finalizó en el cuarto lugar y el bahiense volvió a ser parte del mejor quinteto, el ex Kinder Bologna afrontó los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Al igual que en el Mundial 2002, una vez más se vio afectado por una lesión, la cual en este caso lo dejó afuera de la semifinal contra Estados Unidos, que finalmente se tomó revancha de Argentina. Más allá de las presiones que ejerció San Antonio, Manu decidió vendarse y salir a jugar por el bronce frente a Lituania.

Ginóbili apenas pudo ver unos minutos de acción, hasta que se resignó y pidió el cambio. Pese a la ausencia de su estrella, la Selección dirigida por Sergio Hernández superó a Lituania por 87-75 y se quedó con la medalla de bronce.

Al zurdo no le salió gratis su decisión de ignorar los mensajes de los Spurs: se perdió casi la mitad de la temporada regular 2008-09 de la NBA por agravar su lesión y San Antonio no lo dejó participar ni del Premundial de 2009 ni del Mundial de 2010.

Recién retornó a la Selección argentina en el Preolímpico de Mar del Plata de 2011, donde fue una pieza clave del elenco que le ganó a Brasil en la final y sacó pasaje a los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

A sus 35 años, el zurdo dio su máximo esfuerzo en Inglaterra, pero no fue suficiente para conformar el podio: Argentina perdió contra Estados Unidos en semifinales y ante Rusia por el tercer puesto.

Presionado por San Antonio luego de confirmarse que había sufrido una pequeña fractura por estrés, el cuatro veces campeón de la NBA se ausentó del Mundial de España 2014. Su último capítulo con la camiseta albiceleste fue a los 39 años en los Juegos Olímpicos de Rio 2016.

La última alegría fue la agónica victoria en el clásico frente a Brasil (doble tiempo extra) y el último encuentro fue en cuartos de final contra el Dream Team, que se impuso con autoridad por 105-78. Ovacionado por sus compañeros, sus rivales y por todo el estadio, Manu se despidió visiblemente emocionado.

Precisamente en la antesala de su entrada al Salón de la Fama, Ginóbili le dedicó una publicación en Instagram a su "largo camino con la Selección Argentina".

Foto: Mansoor Ahmed/WireImage