Manu y su relación con Kobe: grandes competidores con admiración mutua

·3 min de lectura

Con Manu Ginóbili a punto de convertirse en nuevo miembro del Salón de la Fama, las historias sobre uno de los deportistas más importantes de la Argentina han acaparado los principales sitios deportivos. Y una que amerita tener un capítulo aparte es la de su relación dentro y fuera de la cancha con uno de los mejores basquetbolistas de todos los tiempos: Kobe Bryant.

Cuando Manu llegó a la NBA, Kobe estaba en la cúspide del básquet mundial, luego de haber conseguido un tricampeonato con los Lakers (2000, 2001 y 2002). Las carreras de estos dos magníficos jugadores estuvieron ligadas desde muy temprano. Sin ir más lejos, Ginóbili debutó en la mejor liga de mundo en un partido de temporada regular ante los angelinos, cuando ni Bryant ni ningún otro tenía la menor idea de lo que el zurdo podía hacer dentro de una cancha.

Con el correr de las campañas, el argentino se fue ganando el respeto de toda la liga. En su primer año, consiguió el anillo con los Spurs, manteniendo un pequeño rol viniendo desde el banco. En esos mismos playoffs, el argentino tuvo una de las primeras batallas de postemporada contra Kobe cuando San Antonio dejó en el camino a los Lakers en las semifinales de conferencia.

"Su juego parece ser impredecible. Es entretenido verlo jugar. Es excitante. Cada vez que toma la pelota en sus manos, es excitante verlo en acción. Es bueno en la ofensiva y también en la defensa. Disfruto al verlo jugar", decía Bryant por aquel entonces, en 2005. "Es difícil defenderlo porque no se sabe lo que va a hacer. Es muy astuto con la pelota", agregaba el norteamericano.

Como ambos jugaban en la posición de escolta, la mayoría de veces les tocaba marcarse entre ambos. Y aunque Kobe generalmente se imponía en cuanto al aporte individual, Manu solía irse con los brazos en alto por las victorias de los Spurs.

En total, Manu y Kobe se enfrentaron 53 veces a lo largo de su carrera, con 32 victorias para el argentino y 21 para el estadounidense. Eso sí, en Playoffs, el historial favoreció al jugador de los Lakers, con 10 victorias contra 7.

En cuanto a puntos, el cuarto máximo anotador de la historia de la liga gana la pulseada, con 26.0 puntos de promedio por los 14.3 de Manu. Para el argentino, sin embargo, la única estadística que verdaderamente importaba era la del marcador final. Ahí estaba su disfrute.

Manu Ginobili v Kobe Bryant Head to Head
Manu Ginobili v Kobe Bryant Head to Head

A pesar de las constantes batallas entre ambos, el respeto y admiración mutua permaneció hasta el final de sus carreras. Kobe se retiró allá por 2016 con 60 puntos ante Utah Jazz. Algunos años más tarde fue el turno de Manu, y Bryant estuvo ahí para dedicarle unas sentidas palabras.

"Manu eres un verdadero campeón, amigo mío, y uno de los mejores con los que me he enfrentado. Disfruta la vida después del juego hermano. Te mereces eso y más", escribió el estadounidense en su cuenta de Twitter.

Un año después, ya con ambos retirados, los dos se volvieron a encontrar en el Mundial de Básquet de China, donde se los vio a pura carcajada disfrutando de la clasificación de Argentina a la final tras la victoria sobre Francia.

Ni ellos imaginaban que esa sería la última vez que se verían las caras. Kobe Bryant falleció unos meses más tarde cuando el helicóptero que lo trasladaba junto a su hija se estrelló en la ciudad de Los Ángeles. Manu no pudo contener su dolor. "Devastado", escribió en las redes.

Este sábado, Manu pondrá su nombre al lado del de Kobe como miembro de uno de los clubes más prestigiosos del básquet: el Salón de la Fama. Después de tantos años luchando por cada centímetro dentro de una cancha, ahora finalmente podrán disfrutar de ser compañeros de equipo.

Foto: Getty Images