Perder a Ter Stegen sería peor que perder a Messi

Yahoo Deportes
Foto: Quality Sport Images/Getty Images.
Foto: Quality Sport Images/Getty Images.

Lo recuerdo como si fuera ayer mismo: irrumpí en el estudio de la radio en la que trabajaba en esos momentos, RAC1, para interrumpir la emisión del programa de información general que estaba teniendo lugar en ese momento. Serían cerca de las ocho de la tarde. Tampoco es que fuera una noticia de una vital importancia, especialmente si lo vemos con ojos de estos días que nos ha tocado vivir y en los que todo el mundo se da cuenta de lo que es realmente importante. Pero a nivel deportivo era una auténtica bomba, suficiente como para adelantar de forma súbita y hasta brusca mi intervención deportiva habitual en ese espacio, programada para casi una hora más tarde.

Las palabras salieron de mi boca contundentes y casi exaltadas: “Noticia de última hora en el Barça: NO hay acuerdo por Víctor Valdés”. 

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Procedí a leer un comunicado y a abrir diferentes escenarios. Una reunión que se preveía rutinaria entre su agente y el club acabó con el -entonces- mejor portero de la historia del Fútbol Club Barcelona abandonando el club y poniendo rumbo a nuevos horizontes lejos, no solo del Camp Nou, sino de nuestras fronteras.

Al culé le invadió el pánico y le asaltó - casi le azotó- una pregunta: ¿dónde vamos a encontrar un portero como Víctor Valdés?

Si esto fuera una película, haríamos un flash forward al presente y sonaría música de triunfo y gloria. Lo de Ter Stegen no lo vimos venir. Solucionar un marrón tan grande tan rápido no es habitual en Can Barça. De hecho algunos hasta fuimos escépticos el primer año, ne que pese a ganar la Champions con él como titular, sus salidas kamikazes al banderín de córner nos transmitían menos seguridad que la sobriedad con la que Claudio Bravo resolvió el tornero liguero.

En cualquier caso, habíamos aparcado en nuestra mente el tema Ter Stegen. Ciudadano modelo, pasajero del metro, fluido en nuestro idioma y salvador en el campo…¿qué más podemos pedir?

Foto: REUTERS/Guglielmo Mangiapane
Foto: REUTERS/Guglielmo Mangiapane

Lamentablemente esta temporada puede situarnos en un panorama similar al descrito anteriormente, cuando algunos tuvimos que interrumpir bruscamente programaciones establecidas. Son varias las informaciones que apuntan a que la renovación de Ter Stegen está en un preocupante punto muerto. Que le tienta el Bayern. Que a lo mejor no está tan a gusto en Barcelona como pensábamos.

Tómenlo como quieran. Podemos estar ante la típica estrategia del agente, filtrando a la prensa el interés de otros clubes para engrosar la cuenta corriente de su representado. No parece el proceder propio del alemán pero al final todos son iguales, pueden pensar ustedes. Tal vez no. Tal vez no se trate de un farol. Tal vez los rumores de su problemática relación este año con algún peso pesado del vestuario - situación aparentemente solucionada ya, según nos consta- no eran solo rumores al fin y al cabo.

Sea como fuere solo se nos ocurre un posible escenario. El Barça DEBE TIRAR LA CASA POR LA VENTANA con Ter Stegen. Es exactamente el mismo caso que con Messi, solo que en el otro extremo del campo. Lamentablemente el club no está preparado, a nivel de estructura técnica y directiva, para afrontar otra sustitución  de una posición tan delicada en el mercado. Para entendernos, lo de Valdés no puede volver a repetirse. Tomen ustedes como ejemplo el modus operandi del club en el pasado mercado de invierno. O el esperpento del mes de Enero con Valverde, Koeman, Xavi o Pochettino como protagonistas. O la delicada posición en la que se encuentra Abidal. El club está en debilidad- como decía Piqué hace pocos días- y los demás lo aprovechan.

El solo hecho de imaginarse a este grupo concreto salir al mercado a afrontar una - Dios no lo quiera- posible búsqueda del nuevo portero titular del primer equipo es suficiente para horrorizarnos.

Si Ter Stegen exige una cama de oro, un jet privado o unos guantes hechos con billetes de 500 euros, el club va a tener que aceptar. Por una simple cuestión de calidad, carácter y especialmente edad, perder al alemán podría ser hasta más devastador que perder a Leo Messi.

Otras historias que te pueden interesar:

Otras historias