El planeta de los micos

La Libreta de Van Gaal
Casemiro y Cucurella
Mueve tu Cucu. (Foto: Getty Images)

Desde que lo dirige José Bordalás, el Getafe se ha ganado fama de equipo intenso, cuando menos. El Real Madrid le derrotó el sábado (0-3), pero en algunos momentos sufrió esa aspereza. Jordi Pons, narrador de LaLiga Bar, lo explicó con una metáfora: el Real Madrid estaba “masticando arena”. Una buena imagen que, sin embargo, no le debió de parecer suficiente a él mismo, pues añadió: “El Real Madrid está masticando arena… literalmente”. Porque, de un tiempo a esta parte, si no añades a tu frase un “literalmente”, parece que ni tú mismo te la crees. Comenzamos 2020, ya ven, con una batalla perdida de 2019.

El partido tuvo sus momentos broncos, o incluso más sucios si uno atiende a lo contado por las radios. “Ha pasado algo realmente grave”, rompió Dani Garrido el ambiente distendido de la tarde en la Cadena Ser. El director de ‘Carrusel Deportivo’ dio paso a Javier Herráez. Desde el Coliseum Alfonso Pérez, el reportero contó que, al inicio de la segunda parte, Marc Cucurella —canterano del Barça, para qué queremos más— había gritado a Eder Militao: “¡Cállate, puto mico!”. “Parece ser que mico es un mono pequeño”, especuló Herráez. Pues sí, parece ser. Tampoco hace falta ser David Attenborough.

Pocos minutos después, en ‘Tiempo de juego’, Miguel Ángel Díaz trasladaba también la molestia del Real Madrid: “Se le lee en los labios”, constataba el inalámbrico de Cope. Tampoco tenía dudas Herráez: “En el vestuario Modric y alguno más le han dicho a Militao: ‘Tranquilo, ya sabes cómo es Cucurella’. No sabemos si [el asunto] acabará en el Comité de Competición, pero sí, le ha dicho: ‘Cállate, puto mico”. Para reforzar su noticia, Herráez citó a Álvaro Montero, periodista de Deportes Cuatro, cuyas cámaras habían captado la prueba. Cuando a Díaz le preguntaron cómo se había enterado él, respondió: “Me lo ha comentado el club”.

“Eso en Inglaterra llevaría una sanción severa”, aventuró Paco González, que se preguntó si Competición podía entrar de oficio; “Cucurella no será racista, pero es una barbaridad que diga eso a otro jugador”. El juicio sumarísimo ya tenía sentencia: “Es un primer plano que se le lee muy claro, [Cucurella] no puede decir que ha dicho: ‘Amigo mío”.

Minutos después, Gemma Santos aportó la versión del jugador: lo que en realidad había dicho era “Cierra el puto pico”. González mostró de entrada su escepticismo con un homenaje a los Crash Test Dummies: “Para mí junta demasiado los labios, para decir mmm...” Pero luego, al revisar las imágenes, acabó dándolo por bueno.

Cucurella se pronunció acto seguido. En la Cope, Paco González leyó el tuit del futbolista, sin añadir nada, y ahí murió el tema. En la Ser, Dani Garrido quiso dejar claro que “el honor de Cucurella debe quedar limpio”: “Lo hemos visto unas 1.500 veces y da toda la sensación de que le dice ‘Cierra el puto pico”. Fue apenas media hora de confusión radiofónica, pero una buena tormenta y una mina para las webs, que a estas horas aún estarán recogiendo los frutos. Primero echas los clicks a la saca, luego ya evitas las demandas.

Otras historias que te pueden interesar: