Marcelo entra en un estado de decadencia total

Yahoo Deportes
JAVIER SORIANO/AFP via Getty Images
JAVIER SORIANO/AFP via Getty Images

Pasan las semanas y Marcelo no acaba de carburar. Zidane le dio la oportunidad en la Copa del Rey, ante un Segunda B, y ni por esas.

A pesar de haber bajado de peso (llegó a estar 8 kilos por encima de su peso ideal), al brasileño le cuesta mucho mantenerse al nivel de sus compañeros, y con Ferland Mendy pisándole los talones, cuesta creer que no estemos llegando a los últimos coletazos de su carrera en el Real Madrid.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

En la Supercopa de España Zidane le regaló los minutos de la basura ante el Valencia cuando el encuentro ya estaba resuelto. Sin embargo en la final no disfrutó de tiempo sobre el terreno de juego.

De vuelta a Madrid, y tras una semana entera para preparar el choque ante el Sevilla, Marcelo volvió a ser titular, y a dejar mucho que desear. Munir se comió su banda, creando una auténtica autopista por ese sector. Lopetegui, que de las carencias del brasileño sabe bastante, ordenó atacar su espalda contínuamente, y por ahí se hizo fuerte el Sevilla en ataque.

TF-Images/Getty Images
TF-Images/Getty Images

Tan mal vio la situación Zizou que acabó por meter a Mendy en el campo en la segunda mitad para intentar frenar la sangría y asegurar el resultado.

Y es que el problema es que Marcelo ya ni siquiera aporta superioridad por la banda izquierda en ataque. Su velocidad le hacía entrar por sorpresa desde segunda línea y su calidad le convertía en una opción más en fase ofensiva, la que normalmente desequilibraba a la defensa contraria.

Ahora, como se pudo ver ante Unionistas en la Copa del Rey, Marcelo no aporta ni eso. Es un cuerpo errante sobre el campo, itinerante y anárquico, que falló la mayoría de sus pases en corto y en largo ante un equipo de Segunda B. Ni si quiera el aplomo que se le presume a todo un veterano curtido en mil batallas como él se pudo notar en las pistas del Helmántico.

Quality Sport Images/Getty Images
Quality Sport Images/Getty Images

Es una situación preocupante para el Real Madrid, pues la figura de su tercer capitán sigue perdiendo peso por momentos. Poco puede confiar Zidane en Marcelo si cada vez que salta al campo le deja en evidencia, y demuestra que está lejos del nivel necesario para el fútbol de élite.

El equipo acaba de ceder a Álvaro Odriozola al Bayern, pero ya planea la vuelta de Achraf Hakimi al equipo tras dos magníficos años en Dortmund, al igual que un posible regreso de Sergio Reguilón, que está rayando a gran nivel en el Sevilla.

Estos jóvenes valores deberían hacer temer a Marcelo por su puesto, pues junto a Mendy son los jugadores que pueden defender el lateral izquierdo, y aunque todavía tienen mucho que aprender para llegar al nivel más alto que ofreció en su día Marcelo, ahora mismo, no tienen nada que envidiar al internacional brasileño.

Por eso Marcelo, que de momento cuenta con el apoyo de su entrenador, tiene seis meses por delante para ganarse su puesto en la plantilla de cara al año que viene. Si no se pone las pilas, su carrera en el Bernabéu podría llegar a un triste final el próximo verano.

Más historias que te puede interesar:

Otras historias