Marcelo Gallardo volvió a su escuela y no pudo contener la emoción

El DT de River vivió una jornada plagada de emociones, cuando regresó a su colegio en Merlo para inaugurar una biblioteca.
El DT de River vivió una jornada plagada de emociones, cuando regresó a su colegio en Merlo para inaugurar una biblioteca.

Marcelo Gallardo es un entrenador que suele mantener la concentración al máximo y está en el umbral de dos semanas claves para el futuro de River, cuando afronte la semifinal de la Copa Argentina y la gran final de la Copa Libertadores ante Flamengo. Sin embargo, en su agenda hubo tiempo para volver 30 años atrás y emocionarse como pocas veces se lo vio.

El Muñeco se hizo presente, luego del entrenamiento del Millonario, en la Escuela N* 12 Almirante Brown, de la localidad de Merlo. Allí transitó sus días como estudiante del primario y su regreso tuvo que ver con la inauguración de una nueva Biblioteca Futbolera, para quienes hoy cursan sus estudios como lo hiciera él a principios de la década del 80, cuando ser quien es hoy era apenas un sueño.

Y la emoción no tardó en llegar, recorriendo las aulas y el patio donde corría y pateaba la pelota. Y mucho más cuando tomó el micrófono, comenzó a hablarle a los chicos y chicas que lo escuchaban atento y destacó la presencia de su padre y sus hermanas, como así también el recuerdo de su madre, que lo llevaba día a día a cursar.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

"Gracias a los organizadores, a las maestras, a la directora, a los chicos, a la prensa por haber venido hasta acá. Gracias a todos. Y gracias a mi papá... Están mi papá, mis hermanas. Mi mamá no está. Perdonen, porque no salen las palabras de lo que significa estar acá, después de tantos años", alcanzó a decir con lágrimas en los ojos y la voz quebrada.

Hubo tiempo para anécdotas más relajadas, sus gustos a la hora de comer y hasta una pregunta que lo hizo reir, en la que uno de los nenes le preguntó si después de River podría dirigir a la Selección ¡o a Boca!, a lo cual respondió amablemente que no hablaría de ese tema. 

Gallardo mostró su faceta más humana, más allá de la imagen del mejor técnico argentino en la actualidad. 

Otras historias