Mariló Montero reaparece para liarla de nuevo: ahora por el pin antifascista del vicepresidente Iglesias

A Mariló Montero no le gusta Pablo Iglesias. O no le gusta el pin de su chaqueta. O en realidad no le gusta lo que simboliza, el antifascismo. No está claro del todo. La periodista acudió ayer al programa de Todo es mentira para hablar de su libro, La maestra, pero ya que estaba allí el conductor Risto Mejide le preguntó por la actualidad política y sus respuestas le dejaron, cuanto menos, estupefacto. A él y a los demás. Durante un tiempo, Montero volvió a ser trending topic.

Todo empezó cuando el conductor del espacio de las tardes de Cuatro, que está de cumpleaños, le preguntó a su invitada si seguía pensando que “Pablo Iglesias no está capacitado para liderar ningún partido”, a lo que respondió que “absolutamente”.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Después le insistió que “¿y para ser vicepresidente de nuestro país?”. Para eso cree que tampoco a tenor de su respuesta: “Es un hombre que ha convencido a sus seguidores de que vivía en casa de su abuela en un piso muy humilde y ha terminado en un chalé de persona rica, gana como una persona rica, utiliza sus escoltas para asuntos privados, presuntamente, porque un escolta lo denunció así, y ha llegado con su pareja a estar en el mismo Congreso de los Diputados”.

Aunque lo que más se ha comentado en redes sociales es el hecho de que a Mariló Montero le pareciese tan mal que Iglesias acudiese a prometer su cargo como vicepresidente con un pin contra el fascismo porque, según ella, si se ha quitado el crucifijo no se puede acudir a un acto tan “serio” con un símbolo que “delata” tu ideología.

Pero su argumentación no acabó ahí, se explayó mucho más. “Resulta que este hombre ha ido a jurar -en realidad prometió- con un triángulo aquí en la solapa, antifascista, que representa a los políticos que sí estaban en los campos de concentración”, comenzó la parte más amplia de su discurso contra el pin en cuestión. Cargó contra Iglesias, pero también contra el programa, al que echó en cara haber sacado vídeos sobre Vox y la “reconquista” porque con ellos “se incentiva mucho el miedo social”.

A ver si hacemos un vídeo de ese pin que llevaban los que estaban en el campo de concentración, asesinados y matados, creo que no es ni para bromear. Pero es que Pablo Iglesias y Garzón han ido con ese pin en la solapa. Además de comprarse una chaqueta nueva, han tenido el tiempo y la predeterminación de ver ‘qué me pongo mañana’. Y se han puesto, el día que que ha sido nombrado oficialmente ante el rey de España vicepresidente del gobierno español, un pin antifascista. Es premeditado, yo creo que no han comprado la chaqueta con el pin puesto”, afirmaba tajante.

La respuesta dejó algo desconcertado a Mejide, que le preguntó por qué le parecía “tan escandaloso” si “antifascistas deberíamos ser todos”. La contestación que recibió no aclaró del todo su argumento, como tampoco pareció sacar de su estupefacción al presentador de Todo es mentira. “Hombre, imagínate. Es extrema izquierda. Es una rebeldía (…) Son símbolos que hablan gravemente. Si hay extrema derecha en España, hay extrema izquierda. Y todo lo que había blanqueado en su trabajo de ascensión hacia el Gobierno, se ha delatado hoy mismo. Es extrema izquierda lo que está gobernando con Pedro Sánchez”, zanjó.

O eso intentó, zanjar, porque tras su intervención en el programa el debate y las críticas se trasladaron a las redes sociales, donde muchos internautas no podían ni entender ni compartir el malestar de Mariló Montero por el hecho de que, a través de un pin en la solapa, alguien manifieste su rechazo al fascismo. Aunque también es cierto que dados sus antecedentes, hubo quien no se extrañó de las palabras de la periodista.




Más noticias que te puede interesar:


Mariló Montero se volvió a convertir en tendencia en Twitter por su enfado con Pablo Iglesias por lucir un pin antifascista el día que juraba su cargo de vicepresidente del Gobierno. (Foto: Beatriz Velasco/Getty Images)
Mariló Montero se volvió a convertir en tendencia en Twitter por su enfado con Pablo Iglesias por lucir un pin antifascista el día que juraba su cargo de vicepresidente del Gobierno. (Foto: Beatriz Velasco/Getty Images)

Otras historias