Así se desmonta el bulo de Marina Yers sobre las larvas en las mascarillas quirúrgicas

Mónica De Haro
·9 min de lectura
La última polémica de Marina Yers: larvas en las mascarillas. Una vez más la respuesta de los sanitarios ante estas declaraciones no se ha hecho esperar y son muchos los que piden que se denuncie el vídeo de la influencer.
La última polémica de Marina Yers: larvas en las mascarillas. Una vez más la respuesta de los sanitarios ante estas declaraciones no se ha hecho esperar y son muchos los que piden que se denuncie el vídeo de la influencer. (Foto: Twitter Marina Yers)

Con todo lo que hemos pasado desde que empezó la pandemia, la cuarta ola in crescendo y el sin sentido de las vacunas, solo nos faltaba tener que escuchar sandeces día sí día también en boca de supuestos influencers. Esta mañana nos hemos desayunado con la última provocación de Marina Yers, 'creadora de contenidos' que -muy en su línea- ha subido una foto a Instagram usando una mascarilla de tela y diciendo que solo usa las de ese tipo por un motivo: "Señoras y señores, las mascarillas quirúrgicas al parecer tienen larvas".

Cada vez que Marina Yers es trending topic en Twitter las autoridades y los profesionales sanitarios ponen el grito en el cielo: "a ver qué ha liado hoy". Después de grandes éxitos como "el agua deshidrata" o su descarada promoción de páginas de apuestas, ahora ha vuelto a la carga contra las medidas sanitarias. ¡Ah! Y nos nos olvidemos que la joven fue muy criticada el pasado mes de enero por grabar un polémico vídeo en TiKTok donde sentenciaba el uso de mascarillas: “Si no me las quiero poner, el problema es mío”.

Lo más triste de todo esto es que hay miles de adolescentes y jóvenes que la siguen y se creen todo lo que dice. Así que hemos recopilado las mejores respuestas para rebatir a Marina y a sus acólitos. El farmacéutico y tuitero Guillermo M., más conocido como Farmacia Enfurecida, no ha dudado en desmentirlo al tiempo que instaba a los seguidores a dudar de este tipo de afirmaciones. "Con las larvas del cerebro de esta gente me ha pasado como con la hipoxia cerebral. ¿Seguro que es por las mascarillas?", pregunta.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Para empezar hay que aclarar, como apuntan algunos usuarios, que "en un producto sintético como son las mascarillas quirúrgicas te encuentras unos filamentos de diferentes colores, que no son larvas. Se llaman fibras". Algunos tuiteros han hecho la prueba del algodón para demostrarlo, observando las mascarillas quirúrgicas bajo el microscopio; lo único que se aprecia son efectivamente los filamentos de la tela sintética.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Yers y su séquito también le sacaron la punta al tema de las fibras. La influencer animó a sus seguidores a ir al perfil del rapero Flowzet a ver sus stories en los que compartía vídeos de gente mostrando una especie de hilos negros que, en algunos casos, se movían.

"Distintas personas han detectado filamentos negros en las PCR y mascarillas, una especie de bacteria negra que se mueve por el calor", escribió el usuario sus redes. "Mucha gente dice que son fibras, ¿pero que se muevan?... Quizás el verdadero problema de todo el virus y toda la pandemia sea esto que nos están metiendo".

Pues en verdad, esos hilos se mueven debido a una fuerza conocida como atracción electrostática, un fenómeno que experimentan dos elementos cargados de signo contrario cuando se encuentran a una determinada distancia. La electricidad estática juega un papel fundamental en el funcionamiento de las mascarillas, ya que se fabrican con tecnología electroestática para que la carga retenga los aerosoles 'contagiadores'. 

Tal y como publica El Confidencial: "Las fibras de los filtros de las mascarillas se polarizan (en un lado tienen carga positiva y en el otro, negativa) y en presencia de un campo eléctrico las partículas tienden a desarrollar un desequilibrio que las atrae a la fuente del campo eléctrico, como cuando acercamos un globo al pelo". En este artículo de la revista Investigación y Ciencia te explican el papel de la electricidad estática en el funcionamiento de las mascarillas.

Los expertos insisten en que los hilos negros en las mascarillas son elementos externos que, debido a la electricidad estática, se adhieren fácilmente al tejido usado en las mascarillas para impedir el paso de los virus.

"No parece un organismo vivo por el tipo de movimiento, lo más parecido es un nematodo parasitario, pero se requeriría de más magnificación para poder verlos", explica José María Lagarón, investigador del Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos (IATA).

"Simplemente son residuos de fibra negra que han terminado en el tejido, por contaminación textil cruzada (muchas fábricas producen mascarillas de distintos colores), y uno de ellos se mueve un poco por convección, añade el investigador en declaraciones a RTVE Noticias. La convección es un fenómeno por el que el calor pasa de las capas de aire más calientes a las más frías y puede provocar un ligero movimiento de materiales que se encuentren en esas zonas de traspaso de calor.

“Para mí está claro que no son bacterias”, confirma al mismo medio el profesor Luis Menéndez, investigador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa perteneciente al CSIC. El experto aclara que las bacterias “suelen verse a más de 400 aumentos”. “Son muy grandes para ser bacterias”, concluye el experto en Biología Molecular.

Una explicación que queda completamente respaldada por este video que ha subido a redes la enfermera Esther Gómez Cordero donde se ven fibras de un color azul más oscuro que el de la propia mascarilla, pero no son seres vivos ni se mueven. Por tanto, no, en las mascarillas no hay larvas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Dicho esto, y aunque es una obviedad y nos lo han repetido hasta la saciedad, para que las mascarillas cumplan su función (y al mismo tiempo no se deterioren ni contaminen) es necesario usarlas del modo adecuado, fijándola bien a la nariz cuando nos la ponemos para que no haya fugas y guardándola en una bolsa de tela o un sobre mientras no se utilice. Para manipularla, agarrarla siempre por las tiras y sin tocar el interior.

Lo segundo más importante: "las mascarillas hay que cambiarlas cada cierto tiempo", como apuntaba Iván, médico y también activo en Twitter. Se pueden llevar 4 horas o incluso 6 si no están mojadas o sucias y son de USAR Y TIRAR. Las larvas te saldrán si llevas usando la misma desde el mes pasado, es cuestión de higiene y de usarlas correctamente.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ya lo explicó Marisa García Alonso, farmacéutica y analista clínica, al realizar un análisis con distintos tipos de mascarillas usadas. Y la conclusión fue que si no se cuidan o se cambian con frecuencia, lo más probable es que aparezcan todo tipo de bacterias: staphylococcus, streptococcus, neiserias, bacillus... Para demostrarlo cultivó en pequeñas placas de Petri los microorganismos de las mascarillas reutilizadas. Pero claro en este caso hablamos precisamente de las de tela, justo las que dice usar Marina Yers en detrimento de las quirúrgicas. Por si no lo viste en su momento, te dejo el video de Youtube en el que la analista científica comprueba si tras la desinfección de estas mascarillas de tela usada, las bacterias permanecen o desaparecen. 

Volvamos a las quirúrgicas, siempre que se respete el tiempo de uso y las medidas de higiene (no tocar el interior de las mascarillas al ponérselas y quitárselas, no dejarlas al pairo colgando de las orejas mientras comemos y bebemos, ni sobre cualquier superficie), esto no debería ocurrir. Por supuesto, tampoco debes salir a correr con las mascarilla en el codo o espachurrada en el bolsillo de los leggings, ni irte de cañas o a cenar y meterla en el bolso.

Si no la usas bien se irán depositando en ella polvo, restos de comida y otras micropartículas presentes en el ambiente que harán que se vaya ensuciando y deshilachando. Pero de ahí a que salgan larvas... Ten en cuenta esa rotura de fibras se produce debido a un uso prolongado de la mascarilla, algo que no está recomendado ya que influye en la capacidad que tiene para prevenir contagios. 

Además, como decíamos, usarla demasiado tiempo puede ser el motivo por el que sí se acumule materia orgánica en ellas y terminen surgiendo microorganismos como bacterias o mohos, pero es imposible que en ellas aparezcan larvas ni gusanos debido a la ausencia de materia orgánica en las mascarillas quirúrgicas.

"El polipropileno no permite el crecimiento de virus ni de bacterias, así que si las usas el tiempo recomendado es imposible que crezca nada en ellas. Si te pasas del tiempo de uso y te la pones un día y otro, y otro, y otro entonces sí puede crecer de todo en ellas. Pero es que eso no se debe hacer en ningún caso", cuenta Gemma del Caño, farmacéutica especializada en calidad de la industria alimentaria, en Maldita.es.

¿Qué podría pasar si entramos en contacto con una larva?

Las larvas son gusanos que vienen principalmente de las moscas y se desarrollan ya sea en agua o en tierra húmeda. Una mosca pone huevos y nacen las larvas que después se convierten en mosca y vuelven a poner huevos y así continúa el ciclo. 

Si entraramos en contacto, por ejemplo, con un suelo cubierto de larvas, sufriríamos una respuesta inflamatoria intensa que se manifiesta con una erupción y un fuerte picazón en la piel (miasis cutánea). Pero si tienes la mala suerte de comerte una larva de mosca de un resto de comida mal conservado podrías contraer miasis oral, una enfermedad parasitaria o zoonosis producida por la infestación o invasión de tejidos vivos por larvas. 

Pero no hay de que preocuparse ya que es una enfermedad más frecuentes en países tropicales, especialmente si la actividad humana se desarrolla en ambientes con escasa higiene. No obstante, para evitarlo, se aconseja limpiar bien la comida, incluso antes de guardarla, no dejar comida medio abierta fuera de la nevera o en cajones, mantener las bolsas de basura bien selladas y sacarla fuera a diario. 

Más historias que pueden interesarte:

Qué son las mascarillas elastoméricas contra el Covid-19 que recomiendan los expertos

Las razones por las que solo algunos médicos se ponen doble mascarilla: ¿sirve para algo?

Por qué las mascarillas desechables son más seguras que las reutilizables

Los filtros de carbón en las mascarillas no protegen del coronavirus