Marruecos es la primera selección del mundo árabe que se mete entre los ocho mejores de un Mundial

Mundial de Qatar - Marruecos vs. España

Por Mark Gleeson

RAYÁN, Qatar, 6 dic (Reuters) -La selección de fútbol Marruecos, apoyada por un gran número de aficionados, mantuvo vivo el sueño mundialista del mundo árabe al eliminar el martes a España en la tanda de penales y alcanzar los cuartos de final de la Copa del Mundo.

De este modo, se convirtió en la primera selección árabe en pasar a los cuartos de final en la historia, asegurando un gran avance para la región en el primer Mundial que se celebra en Oriente Medio. También es la cuarta representante africana que llega tan lejos en el torneo.

Su victoria se considerará no sólo un triunfo para Marruecos sino también una reivindicación de la controvertida decisión de la FIFA de otorgar a Qatar el torneo, y añade un brillo significativo a otros éxitos árabes en el Mundial, como la victoria de Arabia Saudita sobre Argentina y el triunfo de Túnez sobre Francia en la fase de grupos.

"Felicitaciones a los leones, nos deleitaron. ¡Vaya Marruecos, lo lograron de nuevo", escribió la reina Rania de Jordania en Twitter.

Marruecos, que se impuso a España 3-0 en la tanda de penales tras un empate a 0-0 en los 120 minutos reglamentarios, tiene ahora la oportunidad de convertirse en el primer semifinalista de la historia del mundo árabe y de África.

Tras el partido, personas de Oriente Medio y el norte de África extasiadas por lo que vieron como una victoria para todo el mundo árabe se unieron a la celebración de los marroquíes.

Desde Bagdad hasta Casablanca, los aficionados vitorearon cuando Marruecos se convirtió en el primer país de habla árabe en llegar a los cuartos de final del Mundial, el primero celebrado en un país árabe.

El subjefe del consejo de gobierno de Sudán, Mohamed Hamdan Dagalo, publicó en Twitter: "Gracias a los leones, felicitaciones a los aficionados árabes y africanos".

El choque de cuartos de final será el sábado en el estadio Al Thumama de Doha contra Portugal, que en el otro partido del día goleó 6-1 a Suiza.

La combinación de cánticos, tambores, abucheos y silbidos de los seguidores marroquíes ha creado un ambiente sin igual en los estadios qataríes.

El martes, los marroquíes volvieron a ser mayoría entre los 44.667 espectadores que abarrotaban el Estadio Education City, ahogando por completo a los aficionados españoles.

No hay ninguna ambigüedad en cuanto a su apoyo, ya que animan a su equipo y abuchean al rival a partes iguales, y los jugadores marroquíes a menudo acuden a ellos para que les echen una mano cuando lo necesitan.

Marruecos se contentó con dejar que España se adueñara del balón, pero al final se vio abocada a la tanda de penales, luchando contra las lesiones y el cansancio y viviendo peligrosamente los últimos compases.

España dominó abrumadoramente la posesión del balón y realizó la extraordinaria cifra de 1.068 pases, 988 de ellos completados con éxito. Pero la mayoría de los toques fueron laterales y rara vez produjeron el pase profundo que buscaba.

Marruecos tuvo momentos de acierto en el contragolpe, y se apoyó en el esfuerzo individual de hombres como el centrocampista Sofyan Amrabat y los laterales Achraf Hakimi y Noussair Mazraoui.

Ahora los marroquíes estarán muy preocupados por la baja de su defensa central Nayef Aguerd, que se marchó entre lágrimas en la segunda parte, después de haber llegado al Mundial tras una operación de tobillo que le mantuvo de baja durante la mayor parte de la temporada en su nuevo club, el West Ham United inglés.

(Reporte de Mark Gleeson; Editado en español por Javier Leira)