Matías Palacios, la nueva perla argentina que comparan con Riquelme

Yahoo Deportes
Matías Palacios con la selección argentina sub-17. Foto: Gilson Borba/NurPhoto via Getty Images.
Matías Palacios con la selección argentina sub-17. Foto: Gilson Borba/NurPhoto via Getty Images.

Lo bueno de los torneos deportivos para categorías inferiores, más allá de la competitividad, es que nos permiten conocer a las estrellas que admiraremos en un futuro próximo. Son un escaparate difícilmente superable para que los pequeños cracks del porvenir se presenten ante los aficionados y su nombre nos empiece a sonar. La Copa Mundial sub-17 que se está disputando en Brasil ahora mismo, y que durará hasta el 17 de noviembre, es una de esas oportunidades que tenemos para descubrir nuevos talentos.

Por ahora solo se han jugado los tres partidos de la fase de grupos, pero ya hemos identificado el primer nombre que puede dar mucho que hablar en los próximos años. Se trata de Matías Palacios, que defiende a la selección de Argentina. Y lo hace ni más ni menos que con el 10 a la espalda, con todo lo que eso implica en la tradición histórica de la Albiceleste.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Palacios, nacido en 2002, es un centrocampista ofensivo que puede jugar como mediocentro, mediapunta o incluso ser segundo delantero si las circunstancias lo exigen. Pequeño (mide 1,66 metros) y aparentemente endeble, responde perfectamente al tópico de atacante escurridizo que supera a atacantes de mayor poderío físico gracias a su velocidad y, sobre todo, a su habilidad con la pelota. No es un gran goleador, pero sí tiene una capacidad innata para dar el último pase en situaciones comprometidas.

Para muestra, la jugada que se inventó en el partido contra Tayikistán, el último de la ronda previa. Con 2-1 en el marcador y ante una muralla de defensores rivales, descubrió un espacio inverosímil para cederle el balón a su compañero Godoy, quien, justo es reconocerlo, también resolvió la jugada de forma brillante. Pero es el gesto técnico de Palacios, una media vuelta con taconazo incluido, el que ha despertado la admiración de los hinchas.

Gracias a este gol, su equipo confirmó la victoria por 3-1 y el plantel (entrenado por Pablo Aimar, otro bajito de muchísima calidad que brilló, entre otros, en el Valencia y el Zaragoza en la década de 2000) certificó su pase a octavos de final. En esta ronda se tendrá que enfrentar a Paraguay, en partido programado para el próximo día 7. Argentina acabó segunda en el grupo E, superando a la propia Tayikistán y a Camerún, y solo por detrás de España, con los mismos puntos pero peor diferencia de goles.

De hecho, en el duelo contra la Rojita, que acabó 0-0, el propio Palacios protagonizó una acción que no fue gol por muy poco, pero que también está llamando la atención en las redes sociales. Desde el centro del campo se le ocurrió chutar directamente hacia la portería, aprovechando que el guardameta Iván Martínez estaba un poco adelantado. Solo el larguero evitó el que habría sido el mejor gol del Mundial.

El joven Matías, pese a ser natural de General Pico (una ciudad en la provincia de La Pampa a unos 500 kilómetros al suroeste de Buenos Aires), ha crecido en la cantera de San Lorenzo de Almagro, uno de los equipos más laureados del país. De hecho, el año pasado ya debutó con el primer equipo de los azulgrana, convirtiéndose en el más joven de toda la historia del club en hacerlo, a los 16 años y cuatro meses. De momento no es titular, pero su progresión no ha pasado desapercibida y los dirigentes ya le han puesto una cláusula de rescisión de 20 millones de dólares.

La cifra quizás sea exagerada, porque está claro que aún no le ha dado tiempo a hacer méritos como para valer tanto; está puesta más como prevención de cara al futuro, por si alguno de los peces gordos europeos se encapricha de él. No es para menos, teniendo en cuenta que, aun siendo tan joven, ya tiene buen palmarés detrás: con la selección ya ha sido campeón sudamericano sub-15 y sub-17, teniendo en ambos casos gran participación en los torneos.

Por supuesto, destacar con estas edades no garantiza nada. No son pocos los que en su adolescencia parecía que iban a comerse el mundo y luego se estrellaron al dar el salto al universo de los adultos. Tampoco faltan ejemplos de juveniles que pasaron desapercibidos y más tarde progresaron hasta la élite. De momento, de lo que no cabe duda es de que este muchacho ha logrado que se fijen en él.

Aimar, de hecho, ya ha dicho que Palacios “tiene cosas de Riquelme”, un elogio extraordinario sabiendo que Juan Román ha sido uno de los mejores futbolistas argentinos de los últimos veinte años. ¿Semejante comparación es buena para ir acostumbrándose a lo que le espera? ¿O mala por si el exceso de presión puede con él? Solo el tiempo lo dirá; mientras tanto, disfrutémosle.

También te puede interesar:

El futbolista que encontró trabajo a través de Twitter

Se castigaron a sí mismos sin sueldo por ir últimos y desde entonces no paran de ganar

Otras historias