El motivo de la furia inaudita de Max Verstappen en Bakú

·3 min de lectura
Max Verstappen no tenía consuelo el domingo pasado cuando su Red Bull pinchó una rueda mientras lideraba cómodamente.
Max Verstappen no tenía consuelo el domingo pasado cuando su Red Bull pinchó una rueda mientras lideraba cómodamente.

“Todavía estoy molesto y decepcionado, porque deberíamos haber abierto más la diferencia en el Mundial”, resumió sus pensamientos después de la carrera de Fórmula 1 del domingo pasado en Azerbaiyán el neerlandés Max Verstappen. “Fue mala suerte para mí, y luego, por supuesto, tuve un poco de suerte de que Lewis no lograra puntuar”, agregó ante el sitio Motorsport el piloto de Red Bull, con una sensación ambigua pese a mantenerse en la cima del campeonato luego de seis fechas.

Tras ganar en Mónaco, Verstappen era cómodo líder en el circuito de Bakú cuando un pinchazo en la goma trasera izquierda lo llevó contra un muro de la recta de los boxes a falta de cuatro vueltas. La posterior salida de pista de Hamilton en el reinicio de la carrera hizo que el piloto de Mercedes tampoco sumara puntos, pero eso no calmó al muchacho de 23 años que nació en Bélgica y adquirió la nacionalidad de su padre, la de Países Bajos.

No fue un consuelo para Max que ambos quedaran marginados. Le dolió como ningún otro su abandono. Implicó que no estirara en el torneo otros 10 puntos sobre Hamilton, que corría tercero en ese momento que derivó en la bandera roja y el posterior relanzamiento de la prueba. “Está claro que no es lo que quería. Deberíamos haber conseguido una cómoda victoria, porque creo que especialmente en los circuitos urbanos, en comparación con Mercedes, hemos tenido algo de ventaja. Por eso quería sacarles más puntos de diferencia. Sé que cuando volvamos a las pistas normales, Mercedes será muy duro y muy difícil de batir”, explicó su desilusión Verstappen, aún puntero del certamen, con cuatro unidades (105 a 101) sobre Hamilton.

La bronca de Max Verstappen durante el Gran Premio de Fórmula 1 de Azerbaiyán, después de que una pinchadura lo llevara contra un muro y lo hiciera abandonar en el primer puesto.
El enfado de Max Verstappen durante el Gran Premio de Fórmula 1 de Azerbaiyán, después de que un pinchazo lo llevara contra un muro.

Se sentía a gusto hasta que llegaron el pinchazo y el golpe contra la pared. “Al principio estaba igualando un poco el ritmo que llevaban los de detrás. Luego, ya antes del coche de seguridad, era tres o cuatro décimas más rápido por vuelta, sin ni siquiera exprimir los neumáticos, así que me sentí muy cómodo. Y después del reinicio, abrí un hueco de nuevo, a unos cuatro segundos, bastante cómodo. No corrí riesgos para llegar a meta”, relató.

“Eso lo hace aun más decepcionante, porque no creo que tengamos muy a menudo carreras en las que, digamos, fácilmente sumemos 25 puntos”, lamentó el neerlandés. Que no se pronunció sobre si la batalla que está dándole a Mercedes lleva al límite a Hamilton, siete veces campeón mundial. “No voy a decir que esté cometiendo errores porque se sienta bajo presión. Todos tratan de hacer lo mejor que pueden. Yo también. Por supuesto, este año no tiene que luchar por el campeonato sólo con su compañero de equipo [Valtteri Bottas], sino también con un equipo diferente. Eso aporta una dimensión diferente. Creo que es genial para la Fórmula 1”, completó Max.

Vídeo | El hobby secreto de Lewis Hamilton tan arriesgado como la F1