Mbappé, ante la gruesa línea que separa a Henry de Martial

En el fútbol existe la costumbre de comparar a los nuevos jugadores con anteriores futbolistas con los que tenga algo en común. La sorprendente irrupción de Kylian Mbappé este curso en el Monaco ha hecho que muchos se acordaran de los inicios de Thierry Henry. Un espejo donde reflejarse, el mismo en el que se miró Anthony Martial cuando se convirtió en la anterior gran promesa monegasca.


El Monaco se ha caracterizado en los últimos años en ser uno de los grandes viveros del fútbol europeo, en un escalón inferior al Oporto, pero contribuyendo también con notables futbolistas formados o de paso por el pequeño y pintoresco Principado y que después han seguido triunfando en el resto de competiciones.

Henry protagonizó a mediados de los 90, junto a David Trezeguet, una de las duplas más jóvenes y letales del viejo continente. Henry, que sería posteriormente estrella en el Arsenal, firmó un centenar de partidos con el Monaco antes de volar, con el dorsal ‘12’, el mismo que lució precisamente anoche Mbappé en su puesta de largo como internacional en París, el mismo que defendió Henry con los 'bleus' durante una década.

Thierry Henry France

Mbappé se ha convertido en poco tiempo en la gran atención del cuartofinalista de la Champions. Su meteórico ascenso, merced a los sobresalientes guarsimos exhibidos, le han llevado incluso a un estreno con la selección francesa ante España, país al que algunos apuntan como su próximo destino, con el Real Madrid y Barcelona en la agenda, casi sin haber tenido tiempo de madurar en la Ligue1, aunque sí para dejar huella con sus 19 goles en 32 partidos, todo ello con 18 años recién cumplidos.

Y ese es el verdadero peligro, Anthony Martial también fue comparado con Henry en su momento y también deslumbró en los dos cursos que estuvo en el Louis II, brillando tanto que hasta el Manchester United terminó pagando 80 millones de euros por su traspaso, adelantándose al resto de competidores y precipitándose en el desembolso de un diamante sin pulir que ha contado con un rol más secundario en esta segunda campaña como 'diablo rojo'.

Todo ello debe ser determinante en la decisión de Mbappé, quien está escuchando cantos de sirena en su travesía. Hay voces que le recomiendan que se quede algún tiempo más y otras que dé el salto y aproveche la oportunidad. Parece que está optando por la primera opción. Son dos caminos distintos, pero no iguales. Una gruesa línea que separa la ruta de Henry y de la que tomó Martial, aunque ambos llegaran al mismo destino, la Premier.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines