Megan Rapinoe, la crack del Mundial que reta a Trump cada vez que suena el himno

Por Jérôme RASETTI
AFP
La futbolista de la selección estadounidense Megan Rapinoe atiende a la prensa el 24 de mayo de 2019 en Nueva York
La futbolista de la selección estadounidense Megan Rapinoe atiende a la prensa el 24 de mayo de 2019 en Nueva York

Megan Rapinoe no tiene miedo de nada ni de nadie: sobre el terreno de juego y fuera de él, la volante ofensiva de las campeonas del mundo estadounidenses aporta su voz para dirigir a sus compañeras y para intentar cambiar las cosas en el deporte femenino.

Su madre, Denise, le reprocha a veces su compromiso por miedo a que la sancionen en su carrera o le penalice en su vida.

"A menudo me dice: '¿Por qué hace falta que siempre estés tú en primera línea?' Tengo una gran boca y vivo muy bien con ella", explica sonriente la futbolista a la AFP.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

La jugadora del Seattle, internacional en 153 ocasiones con Estados Unidos, está presente en todos los frentes.

Es ella quien instigó el procedimiento legal contra la federación de su país para intentar conseguir la igualdad salarial entre hombres y mujeres y acabar con la discriminación. Fue también ella quien salió del armario justo antes del comienzo de los Juegos Olímpicos de Londres-2012 y quien milita activamente por los derechos de la comunidad LGBT. Y fue de nuevo ella la que se unió al boicot del himno estadounidense iniciado en 2016 por el jugador de fútbol americano Colin Kaepernick para protestar contra la violencia policial y las desigualdades raciales en el país.

- "Un reinicio" -

"Sé que todo eso me puede salir caro, literal y figuradamente, pero me veo como una portavoz y es un rol que asumo completamente", insiste.

"Cambiar las cosas poco a poco no es suficiente. Quiero un cambio de paradigma, un reinicio", añade la campeona olímpica en 2012 y mundial en 2015.

Cuando decidió hincar la rodilla en el otoño de 2016 antes de los encuentros de su equipo y de su selección, Rapinoe se granjeó un buen número de enemigos. Los votantes del presidente Donald Trump la tomaron con ella en redes sociales, fue silbada en numerosos estadios y su gesto fue mal recibido por parte de su federación. Esa decisión le hizo incluso perder su lugar en la selección durante varios meses, oficialmente por su bajo estado de forma tras una operación en la rodilla luego de los Juegos Olímpicos de Rio-2016. Pero desde entonces "Pinoe" se ha vuelto indispensable, haciéndose con galones y convirtiéndose en la cocapitana.

"Veo en ella a una jugadora que tiene influencia sobre sus compañeras por lo que hace fuera del campo, por su personalidad y su humor pero también por su exigencia", resume la seleccionadora nacional, Jill Ellis.

- Cuestión de tiempo -

A sus 33 años, Rapinoe, que comparte su vida con la exestrella del básquetbol Sue Bird, sabe que está frente a su última fase final de una Copa del Mundo y espera aprovecharlo al máximo.

Durante Francia-2019, la volante pondrá sus compromisos en un segundo plano... a menos que le mencionen a Donald Trump y una posible visita a la Casa Blanca en caso de ganar el título el próximo 7 de julio.

"No iré. No voy a hacer reverencias delante de un presidente que, claramente, está en contra de todo en lo que creo", confió a la revista Sports Illustrated, que le dedicó su portada y la incluyó en su suplemento anual de trajes de baño.

Rapinoe, pase lo que pase en el Mundial, no se hace ilusiones: incluso si el campeonato puede marcar un antes y un después, cambiar las cosas en el deporte y en la sociedad va a necesitar tiempo.

"Va a hacer falta mucho tiempo para deshacer sistemas que llevan anclados en nuestra cultura y en nuestra sociedad desde hace siglos. No lo vamos a conseguir en un verano", concluye.

También te puede interesar:

Doctora Meseguer: la odisea de una futbolista para poder jugar en un Mundial y estudiar Medicina

Millonarios extranjeros comprando equipos españoles: ¿se esta desnaturalizando el fútbol?

Criticadas por celebrar los goles de manera efusiva en victoria 13-0 ante Tailandia

Otras historias