Por qué las cadenas de comida rápida están reduciendo sus menús

Yahoo Finanzas
Será difícil ver, al menos en el medio y corto plazo, un despliegue semejante de opciones en los menús de las cadenas de restaurantes más conocidas. Foto: Getty Image.
Será difícil ver, al menos en el medio y corto plazo, un despliegue semejante de opciones en los menús de las cadenas de restaurantes más conocidas. Foto: Getty Image.

En medio de la actual crisis provocada por la pandemia de COVID-19, no son pocos los restaurantes que están reduciendo sus menús para agilizar sus operaciones.

Las razones de esta medida -que se ha hecho notar sobre todo en las cadenas de comida rápida- son varias y responden a la afectación de esta industria durante la etapa de confinamiento e incluso ahora que todos los estados de Estados Unidos han reabierto casi todos los servicios.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Según una encuesta llevada a cabo hace unos días por la Asociación Nacional de Restaurantes, entre marzo y mayo de este año las ventas en espacios para comer y beber estuvieron 94.000 millones de dólares por debajo de los niveles esperados.

Por ello, como se asume que el proceso de reapertura también será arduo, la reducción de la oferta en cada establecimiento es una manera de deshacerse de las complejidades y de muchos costos, así como un modo de priorizar los platos más simples o los más populares, en un momento en que ahorrar efectivo es crucial para quienes gestionan estos restaurantes…y también para sus clientes.

Estos son algunos de los platos que han sido excluidos de los menús, de acuerdo con un reportaje de CNN.

-En Denny's fueron eliminados hasta el otoño platos como la sartén suprema Sizzlin', los panqueques Choconana, la hamburguesa picante Sriracha, el Fit Slam y Slow-Cooked Pot Roast.

"Cuando nos dimos cuenta de los efectos de la pandemia, nos movilizamos rápidamente para crear un nuevo menú simplificado”, aseguró John Dillon, director de marca de esta cadena, en una comunicación con CNN Business.

Se trata, pues, de servir ofertas que “simplifiquen las operaciones y [que sean] más fáciles de elaborar para los miembros de nuestro equipo”, aclaró.

En el caso de IHOP, el anterior menú que constaba de 12 páginas fue reducido a apenas 2 folios. Este cambio "requirió muchas reducciones", declaró Brad Haley, su director de marketing. Aquí igualmente se concentraron en platos populares que no son demasiado difíciles de preparar y se desecharon aquellos que eran menos demandados y que a la vez eran de difícil elaboración.

Artículos relacionados:

El menú de la famosa cadena de pancakes IHOP se redujo a apenas 2 folios de los 12 con los que contaba antes. (Foto: Jeffrey Greenberg/Universal Images Group via Getty Images)
El menú de la famosa cadena de pancakes IHOP se redujo a apenas 2 folios de los 12 con los que contaba antes. (Foto: Jeffrey Greenberg/Universal Images Group via Getty Images)

“No perdimos ninguna categoría del menú grande, simplemente la recortamos en todos los ámbitos", dijo Haley. Esto permite que la gerencia vaya capacitando a los nuevos trabajadores a medida que se regresa a la normalidad. También significa menos ingredientes echados en la basura por culpa de los platos menos populares.

“No creo que regresemos a aquel menú completo de 12 páginas”, concluyó el directivo.

En cuanto a McDonald's, “en abril se llevó a cabo la transición a un menú limitado”, según un comunicado al que CNN Business tuvo acceso, “una decisión (que) contribuyó a simplificar las operaciones para el equipo de nuestros restaurantes al tiempo que mejoraba la experiencia de nuestros clientes”.

Así que se eliminaron las ensaladas, los bagels, los parfaits de yogur y el desayuno durante la crisis por el coronavirus, si bien para el verano estos platillos pudieran volver al menú.

Un contexto muy complicado para los restaurantes

Lo cierto es que el terreno se muestra incierto para todos los operadores de restaurantes luego de un cierre que durante varias semanas fue total. Para colmo, debido a las altas tasas de desempleo que exhibe el país, no son muchas las personas que deciden salir a comer fuera de casa, donde además corren el riesgo de enfermarse.

A ello hay que sumar la obligatoriedad de reducir el número de mesas y de comensales en cada establecimiento, una de las medidas impuestas por los gobiernos estatales para proceder a la etapa de reapertura de los servicios.

Por último, a los responsables de estas cadenas se les agrega la exigencia de adquirir mascarillas, geles hidroalcohólicos y otros elementos necesarios para proteger a sus propios empleados.

De ahí que la reducción de los menús, y con ello el de la compra de alimentos a los proveedores, deba contribuir a paliar el daño económico que una situación como la actual representa. Cualquier cosa que se haga, antes de aumentar los precios del menú, será bienvenida.

 “Lo que los restaurantes realmente odian es subir los precios y hacer cambios que incomoden al cliente", declaró Sean Kennedy, vicepresidente ejecutivo de asuntos públicos de la Asociación Nacional de Restaurantes.

Porque en medio de todo esto, hay una ley no escrita que sí se mantiene: si los clientes ven que los precios han subido, pueden recurrir a un competidor o simplemente decidir no salir de casa.

Otras historias