Selección argentina made in Europa: la delantera que no pisó el fútbol argentino

Dicen que es difícil ser profeta en tu tierra. Quizás eso es algo que entenderían bien Lionel Messi Paulo Dybala  y Mauro Icardi . Uno es el mejor jugador del mundo, el otro llamado a ser su sucesor y el tercero promete darle a la Albiceleste todos los goles que le han faltado en el último tiempo. Los tres son argentinos. Sin embargo, ninguno de ellos ha podido debutar en la Primera División de su país.

Messi, Dybala e Icardi son el presente y el futuro de una Selección argentina hoy en manos de Jorge Sampaoli, que decidió darle la chance a los tres por Eliminatorias. Llegar al Mundial y cómo actuará el equipo en la Copa si logra el pase para Rusia, dependerá mucho de ellos.

Esto no es nada nuevo: los mejores futbolistas argentinos siempre han emigrado a Europa, desde Alfredo Di Stéfano y Omar Sívori hasta Diego Maradona, Juan Román Riquelme y muchos más. Pocos, sin embargo, han salido sin poder demostrar su talento en la Primera División.

El caso de Messi es bien conocido . El cinco veces ganador del Balón de Oro llegó al Barcelona desde Newell's a los 13 años después de que el club catalán decidiera pagar su tratamiento por un problema de crecimiento. Y cómo creció. No obstante, siempre hubo dudas en Argentina, con muchos acusando al jugador de ser un "pecho frío", o diciendo que no le interesaba la Selección, o que era un mercenario, o que no se sentía argentino. Teorías no faltaban para los que hablaban sin saber.

Y todo aquello, en gran parte, porque nunca jugó a nivel profesional en Argentina. Messi, claro, ha ganado un oro olímpico con la Albiceleste (sub-23) y también un Mundial sub-20. Con la Selección absoluta, sin embargo, ha habido una especie de maldición: tres finales seguidas, todas perdidas (dos Copas América y una Copa del Mundo).

Aún dudan de él algunos. Pero lo que no ven o no quieren ver es que nadie ha hecho más que Leo para arrastrar al equipo a esas finales. Siguen dudando de lo que en Barcelona ya nadie duda: que La Pulga es el mejor jugador de todos los tiempos.

La historia de Dybala es distinta. Paulo sí jugó en Argentina, aunque lo hizo en Segunda División con Instituto de Córdoba. No tardó en brillar, con 17 goles en 40 partidos. Lo llamaban La Joya  y los jugadores jóvenes tan talentosos no se quedan mucho sin ir a Europa. Así fue. Lo fichó el Palermo y después de tres temporadas con el club siciliano (una en la Serie B), lo vino a buscar la Juventus.

Ahora tiene 23 años y en la Juve lleva 51 goles en 98 partidos. De hecho, tan impresionante ha sido su progreso que - injustamente, pero como siempre ocurre - ya lo comparan con Messi. A él no le gusta esa comparación, como es lógico, aunque ya se habla del atacante del club bianconero como la próxima gran estrella del fútbol europeo - y también como futura contratación para el Barcelona o el Real Madrid, los dos clubes más grandes del mundo.

La carrera de Mauro Icardi fue muy diferente: no llegó a jugar en Argentina ni siquiera en Inferiores. Los primeros pasos en el fútbol los dio en su Rosario natal, precisamente en un club de baby fútbol de la ciudad de Sarratea. Allí, un pequeño hincha de Newell's de seis años iba al arco cuando jugaba con los más grandes y era delantero con los chicos de su edad. Pero todo cambió cuando, por la crisis económica que golpeó a Argentina en 2001, la familia Icardi decide emigrar a Las Canarias, en España. En Europa Mauro comenzó a jugar en Unión Deportiva Vecindario. Allí lo vieron los cazatalentos de Barcelona en un torneo en Las Palmas y, en 2008, firmó un contrato no laboral (por la edad) con el club catalán. En 2011, con 17 años, pasó a Sampdoria donde debutó en Primera en mayo de 2012. Luego de dos años, se dio su transferencia a Inter, que pagó 13 millones de euros por su pase. Durante ese camino, Mauro visitió la camiseta de la Selección argentina en juveniles y en 2013 disputó sus primeros minutos en la Mayor por Eliminatorias con Alejandro Sabella como entrenador.

Tanto Messi, Dybala e Icardi, nunca jugaron en la Primera de Argentina y los tres podrían haber jugado con otra Selección. Pero los tres comparten el mismo sentimiento por la bandera albiceleste y eligieron defenderla.  De eso, los argentinos deberían sentirse orgullosos.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines