Messi y Frenkie De Jong, apercibidos, tienen que llevar mucho cuidado contra el Getafe

Miguel A. Sánchez
·2 min de lectura

El Barcelona juega contra el Getafe mañana, 22 de abril, a las 22:00. El partido llega tras el terremoto de la Superliga que ya se ha caído y en la que, en el momento de escribir el artículo, solo continúan los blaugranas y el Real Madrid. Pasada la tormenta, hay que restar heroicidad y bajar al barro para centrarse en LaLiga y en el partido contra el Getafe de Pepe Bordalás. Un partido en el que Frenkie De Jong y Lionel Messi deberán llevar cuidado: están apercibidos, si ven la tarjeta amarilla se perderán el encuentro contra el Villarreal.

El partido contra el Getafe será mucho más complicado de lo que puede intuirse en el calendario. Pese a las diferencias de puntuación, juego y presupuesto de ambos equipos, el conjunto dirigido por Pepe Bordalás llevará a los culés al límite. El conjunto azulón se caracteriza por jugar de forma muy intensa, a veces al límite del reglamento y otras veces excediéndolo, sobre todo contra equipos que les plantean un juego mucho más asociativo y de posesión… como el Barcelona.

El Barcelona necesita a Messi en Villarreal | Quality Sport Images/Getty Images
El Barcelona necesita a Messi en Villarreal | Quality Sport Images/Getty Images

Ante esta situación, el equipo rival siempre suele reaccionar y la carga de faltas puede llevar a una mala reacción o una entrada agresiva del jugador afectado. El Getafe intentará desquiciar a los mejores futbolistas del Barcelona entre los que, como intuyen, están Lionel Messi y Frenkie De Jong. Ambos deben de cuidar mucho sus respuestas y no caer en la trampa o serán amonestados. Una amarilla sería un castigo demasiado grande para el club del Camp Nou.

De Jong y Messi tienen cuatro amarillas, por lo que están a una de cumplir ciclo y no poder jugar el siguiente partido. Tras el Getafe, el duelo será contra el Villarreal. Los amarillos son quintos y uno de los equipos más en forma de LaLiga. Koeman necesita ir con todo para ganar. Perder sería firmar el acta de defunción por el título.