Messi, una revancha pendiente y la Covid-19

Agencia EFE
·5 min de lectura

Madrid, 14 feb (EFE).- Los vaivenes alrededor del futuro de Leo Messi, el recuerdo del enfrentamiento de hace cuatro temporadas y los condicionantes que impone la Covid-19 iluminan el reencuentro con la Liga de Campeones que irrumpe de nuevo a partir de la semana que viene.

El principal torneo continental se adentra en la escena con el inicio del camino directo hacia la final en el Estadio Olímpico Ataturk de Estambul el próximo 29 de mayo. Eliminatorias de octavos de final. Duelos a ida y vuelta con reducido margen de error.

Las restricciones sanitarias de los países para hacer frente al coronavirus han alterado el programa previsto. Los escenarios de tres de los enfrentamientos han tenido que ser cambiados. El Atlético Madrid no podrá jugar en el Wanda Metropolitano ante el Chelsea y lo hará en el Arena Nationala de Bucarest. El Borussia Monchengladbach y el Leipzig harán de local en el Puskas Arena de Budapest frente el Manchester City y el Liverpool, respectivamente.

Es la consecuencia de las limitaciones impuestas a los vuelos procedentes del Reino Unido para evitar la propagación de la variante británica de la Covid-19.

Los octavos de final se reparten en dos semanas para la ida y otras dos para la vuelta. Con dos partidos cada martes y miércoles en cada una de ellas. Los partidos entre el Barcelona y el París Saint Germain y el del Leipzig frente el Liverpool son el punto de partida de la serie.

El Camp Nou espera al actual subcampeón del torneo y al vigente vencedor de la Ligue 1 en un choque de cuentas pendientes y de una rivalidad encendida. El incierto futuro de Leo Messi ha acentuado la enemistad. París clama sin disimulo por el argentino. Y se han desatado las hostilidades aparcadas tiempo atrás cuando los azulgrana coquetearon con Neymar, Marco Verrati o Ángel Di María.

El París Saint Germain aguarda la cita con ánimo de revancha. En el cuadro que ahora dirige Mauricio Pochettino aún escuece el último enfrentamiento entre ambos. Aquella eliminatoria de octavos, con Unay Emeri en el banquillo francés y Luis Enrique en el español. El Barcelona remontó el 4-0 encajado en la ida con una goleada histórica en el Camp Nou en uno de los mayores sonrojos del campeón galo en su trayecto por Europa.

Cuatro años después ambos transatlánticos se reencuentran para sobrevivir en Europa. Al menos en la ida, no se podrá ver el esperado reencuentro entre dos amigos. No habrá cara a cara entre Neymar y Messi. El brasileño será la principal baja del París Saint Germain en el Camp Nou. Una ausencia por lesión que se une a la de Di María y que equilibra el duelo. El representante francés rehuye de la condición de favorito que le concede el Barcelona, resguardado en su papel accesorio, fuera de presión.

Todo está abierto. El Barcelona está al alza. El París Saint Germain con dificultades, lejos de la contundencia de años atrás. Todo está abierto en el duelo más llamativo de los octavos de final.La jornada inaugural de los octavos de la Liga de Campeones se completa con el choque entre el Leipzig y el Liverpool, uno de los encuentros trasladados de sede por la Covid. No se jugará en el Red Bull Arena alemán, sino en el Puskas Arena de Budapest.

El campeón inglés poco tiene que ver con el absolutismo que mostró hace dos cursos. No es el equipo intratable de entonces. El que fue campeón. Vulnerable en la Premier, lejos del liderato. Se aferra a Europa el conjunto de Jurgen Klopp, citado con el Leipzig.El representante alemán se ha descolgado de la puja por el título en la Bundesliga. La irregularidad del cuadro de Julian Nagelsmann y su limitado pedigrí continental alientan el panorama del plantel inglés que pretende recuperar su mejor nivel y reafirmarse como candidato.

El Oporto recibe al Juventus y el Sevilla al Borussia Dortmund. Do Dragao aguarda a Cristiano; el Sánchez Pizjuán a Erling Haaland. Presente y futuro del gol en las citas europeas del miércoles.El representante luso, al margen del liderato y el dominio de Portugal calibra al campeón italiano, uno de los bloques más sólidos del Viejo Continente y que tomó el Camp Nou en la última jornada de la fase de grupos para terminar campeón en el suyo, por delante del Barcelona.

Cristiano Ronaldo, máximo goleador de la historia, acentúa el potencial del representante italiano, que se mantiene como uno de los firmes pretendientes al título. Favorito claro en el duelo con el Oporto más abierto está el cara a cara entre el Sevilla y el Borussia Dortmund. El buen nivel y la estabilidad mostrada por el equipo de Julen Lopetegui amplía su perspectiva europea frente un rival distanciado de la fortaleza de antaño y debilitado por la falta de público en los estadios.

Es el Dortmund uno de los clubes que más ha acusado el vacío. Su rendimiento nada tiene que ver con el que mostraba con las gradas del Signal Iduna Park. Haaland no basta para sostener al conjunto de Edin Terzic lejos de la puja por el título de la Bundesliga al que había aspirado en los últimos años.

La ida de los octavos de final se completarán una semana más tarde. El martes 23 de febrero el Atlético Madrid recibirá en el Arena Nationala de Bucarest al Chelsea y el Lazio al Bayern Múnich en el Olímpico de Roma.

El miércoles 24, el Real Madrid visita al Atalanta en el Estadio de Bérgamo y el Manchester City al Borussia Monchengladbach, que jugará como local en el Puskas Arena de Budapest.

(c) Agencia EFE