Junto a Messi, los suplentes dejan de serlo

La continuidad del rosarino supone la mejor noticia para un equipo que puede tener al heredero de Iniesta más cerca de lo que piensa.


EDITORIAL

Un entendido de fútbol, de jugarlo más que de verlo, me dijo hace años que la presencia de Leo Messi le da mucho más al Barcelona que su indiscutible calidad individual y goles. En resumen, explicaba que sus compañeros se impregnaron del rosarino a la hora de patear el balón y hasta de leer el juego. El partido ante el Osasuna no hace más que darle la razón a este análisis, aun sabiendo que Messi siempre ha estado acompañado de grandes jugadores en el Camp Nou. Pero él, a su vez, les ha hecho mejores a todos.

¡Al fin marcó Mascherano!

El 6 a 1 al Osasuna es una buena prueba de ello. Messi abrió el marcador y encarriló una victoria secundada por un grandísimo André Gomes, que marcó dos goles por primera vez en su carrera. No los celebró, tenso como está ante la poca comprensión que la afición del Camp Nou tiene en su juego, pero por lo menos pudo desquitarse, pues apenas había marcado un solo gol el resto de la temporada. El portugués marcó cuando debía hacerlo, para establecer el 2 a 0 y para volver a recuperar la distancia en el electrónico con el 3 a 1 después del gol de Roberto Torres.

Messi incluso puso el 4 a 1 antes de dejar sitio a Carles Aleñà, pero el virus -benévolo- ya estaba insuflado en el resto del equipo. Paco Alcácer también marcó un doblete y volvió a ver puerta en otra titularidad -estando en el once inicial solo se quedó sin marcar en el Bernabéu-, demostrando que su idilio con el gol no es flor de un día. Resulta obvio que junto a Messi es todo más fácil. Pero el rosarino ya no estaba en el terreno de juego en aquellos momentos. Y quizá por ese motivo Javier Macherano pudo estrenarse finalmente como goleador en azulgrana.

El Barça se da un festín

EN VIVO desde el Camp Nou tras la victoria del FC Barcelona por 7-1.

Posted by Ignasi Oliva Gispert - Goal.com on miércoles, 26 de abril de 2017

El árbitro decretó un penal y sin la MSN en el campo había dudas de a quién le tocaba tirarlo. Por galones, había varios candidatos, como Sergio Busquets, Gerard Piqué o Ivan Rakitic. También el 'jefecito' los tiene y de ahí que, en ausencia de Messi, fuera otro argentino el encargado de transformar la pena máxima y anotar su primer gol en azulgrana tras 319 partidos defendiendo la casaca barcelonista. Luis Enrique escondió a los titulares y esta vez, a diferencia de lo que sucedió en La Rosaleda, salió bien. Quedan cuatro partidos y los suplentes han demostrado que también están listos para levantar la tercera Liga consecutiva.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines