MeToo cambió Hollywood. Esta es otra oportunidad: T. Lachapelle

·4 min de lectura

(Bloomberg) -- En el apogeo del movimiento #MeToo, a medida que poderosos delincuentes sexuales fueron derribados y las mujeres comenzaron a sentirse empoderadas por lo que los periódicos llamaban un “momento decisivo”, una pregunta aún persistía en una corriente subterránea de desesperanza: ¿algo cambiará realmente?

EE.UU. tiene que enfrentarse al espejo una vez más, en medio de las protestas en todo el país que piden igualdad racial y justicia a raíz de los asesinatos de George Floyd, Breonna Taylor y demasiados ciudadanos negros por parte de agentes de policía. La misma pregunta frustrante persiste, particularmente porque ya hemos pasado por aquí.

En el caso de #MeToo, la respuesta es sí, ha habido un cambio significativo. Comenzó con el espacio de televisión y cine, que es un lugar particularmente bueno para comenzar, ya que ninguna industria ejerce más poder para influir en las actitudes sociales.

Eso no quiere decir que el sexismo haya terminado. El acoso sexual y el mal comportamiento continúan. Y aún no hay suficientes mujeres en los niveles más altos de las corporaciones estadounidenses, el gobierno o Hollywood. Pero el mensaje que salió de #MeToo fue que aquellos que abusen de su poder serán expuestos y rendirán cuentas, y ese mensaje se ha radicado en muchos lugares. Está permitido que más voces de mujeres se eleven, cambiando la sociedad para mejor de manera lenta pero segura.

Si las corporaciones estadounidenses y Hollywood tuvieron dificultades para responder a #MeToo, el sesgo racial ha sido aún más difícil, y por las mismas razones: una falta de diversidad en la cima. La amplia respuesta a las recientes protestas sigue oscilando entre alentadora e incómoda. Las empresas estadounidenses, desde comida rápida y maquillaje, hasta minoristas y servicios de transmisión de video, inundaron Instagram la semana pasada con cuadros negros en apoyo a las protestas (aunque quienes usaron el hashtag #BlackLivesMatter ahogaron involuntariamente las publicaciones de los organizadores de la protesta). Prometieron, vagamente, ayudar a lograr un cambio, y en algunos casos están respaldando esa promesa con dinero.

Algunas compañías de medios están dando un paso más allá. El miércoles, HBO Max de AT&T Inc. eliminó el clásico “Lo que el viento se llevó” de su aplicación debido a las representaciones racistas de la película. La cadena Paramount de Viacom Inc. canceló “Cops”, un programa que estaba entrando en su temporada 33 y ha sido criticado por glorificar a la policía y promover estereotipos racistas. Es un comienzo.

Pero al igual que con #MeToo, no se trata de esconder el mal comportamiento pasado o la historia problemática en un caso polvoriento bajo llave. Se trata de contratar y promover a más mujeres, personas negras y otras personas de color, y contar sus historias o darles una plataforma para expresarse. Se trata de hacer un entretenimiento que coincida con su audiencia y crear empatía entre personas con diferentes experiencias de vida. Hay formas objetivas y medibles de hacer que un negocio sea más diverso, y eso lo hará mucho más fuerte. La primera temporada de “A Black Lady Sketch Show” en HBO el verano pasado fue un éxito.

Después de #MeToo, la industria de la televisión y el cine ha hecho algunas cosas para corregir los errores de su cultura de casting (incluso si esa cultura tóxica puede seguir existiendo). Se puede apreciar en el contenido que todos hemos estado viendo durante la crisis del covid-19. Los programas emblemáticos de nuevos servicios como Apple TV+, “The Morning Show” con Jennifer Aniston y Reese Witherspoon, y “Love Life” de HBO Max con Anna Kendrick, presentan a las mujeres como personajes centrales y en toda la complejidad de su vida real, en lugar de los estereotipos superficiales que se escribían con demasiada frecuencia en guiones y perpetuaban paradigmas sexistas en la sociedad. “Capitana Marvel” de Walt Disney Co., protagonizada por Brie Larson, vendió US$1.100 millones en boletos de cine a nivel mundial el año pasado, y su fin de semana de estreno casi recuperó todo su presupuesto de producción (por cierto, lo mismo sucedió con “Black Panther”, que obtuvo US$1.300 millones en taquilla).

El año pasado, el 40% de las películas más taquilleras contó con protagonistas femeninas, en comparación con el 31% en 2018, según una investigación de la Dra. Martha Lauzen del Centro para el Estudio de la Mujer en Televisión y Cine de la Universidad Estatal de San Diego. Pero el 68% de todos los personajes femeninos con roles de habla eran blancos, y solo el 20% eran negros.

A medida que se levantan las órdenes de quedarse en casa por la pandemia y Hollywood vuelve al trabajo, habrá una gran necesidad de reponer los servicios de televisión con nuevo contenido y atraer a los fanáticos a los cines. Es un momento perfecto para que la industria brinde a más mujeres y personas de color la oportunidad de escribir, dirigir y protagonizar esas obras.

Nota Original:MeToo Made Hollywood Better. So Can This Moment: Tara Lachapelle

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.