Las alemanas no podían creerlo: México las eliminó del Mundial con un zapatazo de colección

·3 min de lectura
México venció a Alemania con un gol de Alexia Villanueva. (Tim Nwachukwu - FIFA/FIFA via Getty Images)
México venció a Alemania con un gol de Alexia Villanueva. (Tim Nwachukwu - FIFA/FIFA via Getty Images)

Alemania, el rival siempre invencible. El balón brilla más cuando lo tienen sus pies y el viento sopla a su favor cuando avanzan. Ayer ningún pronosticó valió la pena. México ganó con un zapatazo de colección de Alexia Villanueva que generó en euforia en todo el país. El Tri está en los Cuartos de Final del Mundial sub-20 de Costa Rica con boleto de honor.

Tenía que ser así. Con el Tri todo puede variar, pero en los días clave siempre hay una dosis de orgullo que empuja contra la marea a quien porta la casaca verde. Ni el prestigio de ostentar tres títulos del mundo fue suficiente para las germanas, que lo intentaron una y otra vez, pero en todo momento se encontraron con esa muralla llamada Celeste Espino. No hubo balón que se escapara de la atenta y ágil portera mexicana. Ayer hasta la suerte jugó del lado de México, como en la oportunidad más que tuvo Alemania: el balón chocó caprichosamente en el poste después de tener trayectoria de gol durante casi todo su recorrido. Así es cuando el futbol le sonríe a la bandera del águila y el nopal.

En la cancha de Alajuela, Costa Rica, México fue protagonista del partido. Lo que siempre pide el aficionado azteca y tan pocas veces es cumplido: jugar de tú a tú ante las grandes potencias, por más que todo esté en contra y la teoría diga que eso entraña riesgos de precios altísimos. Nada de eso importó ayer, porque el equipo dirigido por Ana Galindo salió a ganar. No había mañana: los empates ante Nueva Zelanda y Colombia obligaban a México a hacer un partido límpido, sin el mínimo error, ante un rival que históricamente ha tenido a la precisión de su lado.

El gol de Villanueva fue la síntesis perfecta: valentía, técnica y decisión. Esa forma de empalmar el balón puso de pie a todo un país. Ganaron con la perfección como guía. Y todo se invirtió: la alegría fue mexicana; la preocupación, alemana. ¿Quién se atreve a decir que el futbol femenil no ha crecido en México o que carece de nivel? Si el mundo entero es testigo de ello, ¿por qué seguirlo negando en casa? La victoria de ayer silenció a todas esas voces que, quizá, ansiaban una derrota para validar sus prejuicios.

Basta recordar que hace tres semanas estas jugadoras fueron criticadas por descontado tras el despido de Maribel Domínguez: nadie sabía la verdad, todo eran rumores, y pese a ello el juicio de los medios y de aficionados ya era indiscutible por doquier. Ni siquiera vale la pena recordar las insinuaciones que se vertieron en tantos espacios por aquellos días que hoy parecen tan lejanos. En todo caso, se tendría que reconocer doblemente el trabajo que ha hecho Ana Galindo, que no sólo ha sido futbolístico sino también emocional para alejar todas las críticas extracancha que este equipo recibió en vísperas de un torneo de tanta magnitud.

Celeste Espino, jugadora del partido. (Héctor Vivas - FIFA/FIFA via Getty Images)
Celeste Espino, jugadora del partido. (Héctor Vivas - FIFA/FIFA via Getty Images)

Ahora México deberá medirse con España el próximo. La selección ibérica avanzó como líder en su grupo, superando a Brasil y de forma invicta, por lo que será otro rival de primerísimo nivel para el Tricolor. Pero esta vez ya nadie puede decir que existen imposibles. México se lo ha demostrado a sí mismo: once jugadoras con la casaca verde son rival de cuidado para cualquier potencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Furia y destrozos de conductor de tráiler para huir de choque en México