Caprichos del destino: el último partido que narró Michael Robinson fue en su casa y sin final feliz para él

Yahoo Deportes
El entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simone, izquierda, y el entrenador del Liverpol, Jurgen Klopp saludándose antes del partido de vuelta de octavos de la Champions League en Anfield. Miércoles, 11 de marzo, 2020. (Foto de AP/Jon Super)
El entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simone, izquierda, y el entrenador del Liverpol, Jurgen Klopp saludándose antes del partido de vuelta de octavos de la Champions League en Anfield. Miércoles, 11 de marzo, 2020. (Foto de AP/Jon Super)

Michael Robinson, la voz extranjera más reconocida de la historia del fútbol español, ha fallecido a los 61 años víctima de cáncer, pero nunca nos dejará del todo debido a todos los grandes momentos futbolísticos que nos ha hecho disfrutar. El último, con la tristeza propia de un hincha del Liverpool, fue la vuelta de octavos de final de la Champions League en Anfield en la que el Atlético de Madrid consiguió una victoria épica. Fue el último partido para todos antes de la pandemia y, pese a su enfermedad, Robinson estuvo ahí, hasta el final, para todos nosotros.

En octubre de 2018 confesaba en el programa ‘La ventana’, de la Cadena Ser, que le habían detectado un melanoma con metástasis en estado muy avanzado. Desde el principio de la enfermedad dejó claro el tipo de persona que era, un luchador, como lo pudieron comprobar sus rivales en los terrenos de juego en su etapa de futbolista.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Así se lo comunicó a su compañero en Movistar+, Julio Maldonado, más conocido como ‘Maldini’: “Mira, Maldini, estoy jugando un partido y en estos instantes estoy perdiendo 2-0. Pero ojo, falta media hora y tengo a Messi quitándose el pantalón del chándal y va a entrar y jugar para mí. Esto lo voy a ganar seguro, porque Emiliano Calvo, mi oncólogo, es madridista, pero yo le he llamado Messi. Es el padre de la inmunoterapia, que está salvando vidas y, desde luego, va a salvar la mía”.

Michael Robinson ha demostrado su constancia y dedicación hasta el final. Ha estado al pie del cañón, con su enfermedad en un estado muy avanzado, hasta que el coronavirus nos privó de seguir realizando una vida normal. Normalidad, algo por lo que Michael luchó durante sus dos últimos años de vida y que consiguió, compartiendo su visión sobre cada partido como había hecho durante los últimos 30 años, desde el principio de los tiempos del fútbol en Canal Plus España.

Llamémoslo azar o caprichos del destino, el último partido al que puso voz fue en su casa, en Anfield, donde es uno de los jugadores más queridos de la historia del club, con el que ganó una Champions League a la Roma en 1.984. Tristemente para él, fue para narrar la victoria épica del Atlético de Madrid al vigente campeón de Europa en su casa.


A pesar de que el equipo de sus amores se jugaba el todo por el todo en la competición de clubes más importante del mundo, el comentarista inglés, pero internacional con Irlanda del Norte, intentaba ser lo más objetivo posible, hablando sobre cómo el juego del Atleti podía mejorar y el plan que debía seguir en cada momento si quería salir victorioso de Anfield. Un profesional como la copa de un pino que demostraba cada día su calidad humana, no sólo en los partidos que le tocaba cubrir, sino también en su programa ‘Informe Robinson’, tratando historias del deporte desde un grado de empatía con los protagonistas difícilmente superable.

Este partido fue el último que se jugó antes de paralizarse Europa a causa de la pandemia de covid-19. Michael Robinson estuvo hasta el final, sólo paró cuando paró el fútbol. Será recordado por siempre por varias generaciones de nuestro país.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias