Mila: “Kiko Rivera lo hace por rabia no por dinero y aún no ha terminado”

Anna Sanchez
·4 min de lectura
Mila Ximénez confiesa todo sobre Kiko Rivera en Sálvame (IG)
Mila Ximénez confiesa todo sobre Kiko Rivera en Sálvame (IG)

Tras el bombazo que supone la entrevista que Mila Ximénez le ha hecho en exclusiva a Kiko Rivera en ‘Lecturas’, ahora la colaboradora ha hablado por primera vez en ‘Sálvame’ contando sus impresiones.

Mila ha llamado a su programa el mismo día en que se publica la entrevista en la que Kiko Rivera desenmascara por completo a su madre, Isabel Pantoja. La periodista ha querido compartir con la audiencia cómo encontró a Kiko Rivera antes y después de todas las revelaciones familiares que le concedió durante su charla.

Mila ha dicho que: “He visto a un niño que al fin se ha hecho adulto. Kiko Rivera me conquistó absolutamente, duró la entrevista casi 4 horas y él no se quería ir a casa porque allí tenía el miedo y la soledad. De hecho me invitó hasta a su casa a charlar e incluso me propuso que le entrevistase allí, necesitaba cobijo”.

Ximénez tiene claro que esto no es un arrebato y que Kiko no va a echar el freno: “No se va a arrepentir de esto, yo he tirado de mi hija siempre apoyándola y Kiko se ha sentido siempre absolutamente solo y, ojo, esto no va a acabar aquí, Kiko va a continuar. Él quería contarlo todo, esto no viene de ahora ni de 5 años, esto viene de hace mucho mucho tiempo, y yo no he metido gasolina, al revés he apaciguado las aguas”.

La tertuliana de ‘Sálvame’ ha mandado un mensaje con un punto sarcástico a Isabel Pantoja para que, antes de que le calienten las orejas terceras personas (como su hermano Agustín) lea bien lo que su hijo ha dicho: “Le voy a pedir a Isabel Pantoja que lea la entrevista bien, que la lea pero que lo haga bien, que sepa que yo no meto gasolina, que me temo que ella tiene muchos cotillas en Cantora que no la informan bien”.

Y ha sentenciado: “Si fuera lista y quisiera de verdad a su hijo como ella dice, debería llamarme a mí o, mejor, a su hijo, a mí no me tiene que llamar para nada”.

Aunque Rivera suene demoledor en la entrevista de la revista, en realidad también tenía miedo de dañar a su progenitora, en palabra de Mila: “Yo amé a Kiko porque era un niño perdido, un niño que necesita cariño. Él me preguntaba ‘¿no le voy a hacer daño a mi madre, no?’ Y yo le respondí que le iba a hacer daño, pero que quizá así se soltaba de esas manos que la atan y manejan.”

Sobre ese secretismo a la hora de señalar a Agustín por su nombre, la periodista considera que no es cobardía por parte de Kiko, sencillamente que: “Kiko no señala a su tío Agustín directamente porque no es necesario, porque no aporta nada a la entrevista, cuando él habla de la mano que maneja a su madre todos sabemos de quien habla y al terminar la entrevista le dije a Kiko que esto abriría una brecha entre su tío y él, y él me dijo que lo tenía muy claro”.

El motivo real por el que Kiko se decidió a dar esta entrevista viene de la última puñalada trapera por parte de la tonadillera contra él, la gota que colmó el vaso del DJ y que ha hecho enfadar a Mila: “Isabel me llamó antes de la entrevista llorando y yo llamé a Kiko, Kiko paró la entrevista en seco, todo, la negociación... yo me creí a Isabel, y resulta que al día siguiente le llaman los abogados a Kiko exigiéndole el coche a nombre de Isabel antes de las doce del mediodía, me sentí imbécil”.

Cuando Kiko Hernández le ha preguntado a Ximénez si tenía miedo de que esta entrevista deteriorara su relación personal con Isabel Pantoja, Mila ha sido muy clara: “Me importa una mierda si esta entrevista ha roto mi buena relación con Pantoja, si ella no lo entiende es su problema. Yo hago mi trabajo, esa era mi entrevista y yo tenía que darlo todo pero, como me dijo Kiko ‘muchísima gente ha desaparecido de Cantora’ a lo largo de los años.”

Antes de colgar el teléfono, Mila ha querido dejar muy clara una cosa, que Kiko Rivera no hace esto por dinero como se podría pensar a priori sino que lo hace por dolor, por decepción, por rabia: “Kiko no lo hace por dinero, lo hace desde la rabia y desde el dolor, de las carencias que su madre le ha creado. ¿Tú crees que Kiko no podía pedir su testamento a los 18? Ha estado con los ojos cerrados hasta los 37, su madre era su faro. Ahora tiene dos hijas y ahora quiere lo suyo, aunque crea que no lo va a recuperar, pero quiere lo suyo.”

Así que, según Milagros, Kiko Rivera al fin se ha hecho mayor y ha salido de debajo del ala de su madre, ¿o quizá nunca estuvo tan protegido como pensábamos? Visto lo visto, parece que no.

Más historias que te pueden interesar

Kiko Rivera: “Te has vendido como la viuda de España, la mejor madre, y no lo eres”

Kiko Rivera: "Tumbaré a quien sea para que se cumpla tu voluntad, papá”

Fran, Canales y Cayetano Rivera apoyan a Kiko tras su exclusiva

La puñalada de Isabel Pantoja que ha hecho hablar a Kiko Rivera