Milan quedó a un paso del Scudetto tras vencer a Atalanta en San Siro

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·2 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

Hizo lo que tenía que hacer para no depender de nadie más que de sí mismo. Milan venció por 2-0 a Atalanta en San Siro por la 37° fecha de Serie A en un partido friccionado y quedó a un paso de ganar el Scudetto luego de 11 años. Si no gana Inter, será campeón.

El equipo de Stéfano Pioli no tuvo una tarea sencilla, por momentos padeció el juego que propuso el rival, pero consiguió romper el cero y a partir de allí logró sostener la ventaja para terminar quedándose con los tres puntos. Una victoria para llegar a la gloria.

Casi no logró generar peligro a lo largo de la primera mitad producto de la sólida defensa que impuso el Nerazzurri, lo que le impidió al local encontrar sociedades y poder dejar a Olivier Giroud frente al arco de Juan Musso. Sin embargo, se las ingenió como pudo.

Un intento de Rafael Leao desde afuera del área salió por encima del travesaño cerca del cierre del primer tiempo, pero luego llegó la polémica de la tarde en Milán. Giroud fue derribado sobre la línea por Berat Djimsiti, pero el árbitro no consideró que fuera penal.

Ya en la segunda parte, Davide Zappacosta avisó con la primera para los de Gian Piero Gasperini con un tiro que se desvió en el camino y salió por arriba del arco de Mike Maignan. El Rossoneri respondió con un gran tiro libre de Theo Hernandez que se fue junto al palo derecho.

Hasta que el ingresado Junior Messias, en el primer balón que tocó, cedió para Leao, quien ganó la posición en velocidad, acomodó con la cabeza, entró al área por derecha y definió de zurda entre las piernas del arquero para dar el golpe que esperaba Milan.

Antes del gol, Luis Muriel había dejado la cancha y lo reemplazó Duván Zapata, que intentó dentro del área tras enganchar de zurda y rematar de derecha para tratar de descontar, pero su tiro salió alto. Y cuando parecía el resultado no iba a moverse, llegó una genialidad.

Hernández recuperó el balón en su terreno, corrió hacia campo rival con la pelota al pie, desde derecha se fue abriendo a izquierda, tras dejar en el camino a varios rivales y dentro del área disparó cruzado de zurda para superar a Musso y poner el segundo para el Diavolo.

El mismo Zapata tuvo el descuento para los de Bérgamo cerca del final con una media vuelta que rechazaron al saque de esquina entre Mike Maignan y Fikayo Tomori. Milan aguantó y ganó, ahora espera una mano de Cagliari para sellar su consagración tras más de una década.

Foto: MIGUEL MEDINA/AFP via Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente