Modric busca su hueco en base a goles

TF-Images/Getty Images
TF-Images/Getty Images

No está siendo la campaña más sencilla para Luka Modric en el Real Madrid, que tras ganar el Mundial el verano pasado sufrió un bajón importante de forma.

Nadie puede dudar de la calidad del croata, que está fuera de toda duda después de ser un jugador clave en las cuatro Champions que ha levantado el Real Madrid en la última década, pero con 34 años cumplidos, en el club se dudaba de que pudiera volver a dar su mejor versión física. El arranque de temporada tampoco auguraba un gran año para Luka, pues fue expulsado —injustamente— en el primer partido del campeonato ante el Celta de Viga, y después sufriría dos lesiones con su selección.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Sumándole a su pobre rendimiento en los meses de septiembre y octubre la irrupción espectacular de Federico Valverde en el equipo, las horas de el 10 madridista parecían estar contadas en el club. Con interés de equipos importantes en Europa, de Estados Unidos, además de la oferta irrechazable del Inter de Milán del verano anterior (dos años en el conjunto neroazzurro y dos años en el equipo chino del grupo inversor dueño de la entidad interista) que seguramente todavía estaría vigente, el futuro inmediato de Modric parecía estar bien lejos de Concha Espina, pero Luka es de otra pasta.

Denis Doyle/Getty Images
Denis Doyle/Getty Images

Al igual que cuando llegó al club en 2012 tuvo que ganarse un puesto ante jugadores del calibre de Xabi Alonso o Mesüt Özil, en esta ocasión Modric ha sabido aprovechar sus oportunidades, una vez recuperado de su última lesión, demostrando que en sus botas queda todavía mucho fútbol por ofrecer al Real Madrid. Pero sobre todo, el croata está destacando en su producción goleadora, algo que que al equipo le viene de perlas en un año en el que la salsa de este deporte se le está resistiendo más de lo esperado. Su último gol fue el que cerró la goleada ante el Getafe, tras una gran cabalgada de Valverde, demostrando que mientras otros se ponen nerviosos en cuanto pisan el área contraria, Modric tiene dinamita.

Mientras Gareth Bale, Rodrygo o Vinicius han firmado sólo dos goles cada uno en lo que llevamos de competición, Luka Modric —sin ni siquiera ser titular— ha celebrado ya cuatro tantos. Con dicha marca ha conseguido alcanzar su cifra goleadora del año pasado y de su primera temporada en el equipo blanco, las dos mejores en este apartado desde que llegó al Real Madrid, con la salvedad de que estamos en enero y tiene por delante cinco meses para pulverizar su propia marca.

Zinedine Zidane parece estar convencido de que el mediocampo que mejor réditos le va a dar este año es el formado por Casemiro, Toni Kroos y Fede Valverde, con Isco Alarcón haciendo las veces de cuarto centrocampista descolgado desde el extremo. Sin embargo, en un equipo al que le está costando mucho llegar al gol, el francés va a tener que considerar contar con un jugador que está viendo puerta con la facilidad con la que lo está haciendo el croata.

TF-Images/Getty Images
TF-Images/Getty Images

Después del máximo goleador del equipo, Karim Benzema, Modric es el segundo máximo goleador en liga con sus cuatro goles, seguido de cerca por Sergio Ramos (tres, dos de penalti). Ni Hazard, ni Bale, ni James, ni Jovic, ni nadie ha conseguido marcar más que el croata, que además ha vuelto a ser un verdadero huracán en el mediocampo partiendo desde el puesto de interior.

El 10 está buscando su hueco en el once inicial de Zidane no sólo con su juego, sino mejorando sus registros goleadores en un momento delicado frente a las redes contrarias para el equipo.

La pelota está ahora en el tejado de Zizou, que dejó al croata fuera de partidos tan importantes como los que disputaron ante el FC Barcelona, PSG o Atlético de Madrid. Con Modric a este nivel, es difícil pensar que el técnico francés no vaya a darle más minutos, sobre todo porque es un verdadero enamorado de su juego y siempre ha confiado en él.

Si Luka puede, además, mantener una línea goleadora tan positiva como hasta ahora, la decisión de dejarle fuera de sus alineaciones puede acabar por tornarse imposible.

Más historias que te puede interesar:

Zidane se consagra como gran estratega... y pronto llega Pep

Se busca un delantero desesperadamente

Benzema está tan bien que sólo le hace sombra Messi

Otras historias