Modric, Kroos y el permiso para soñar con absolutamente todo del Real Madrid

Raúl Rioja
·3 min de lectura

Tiene el madridismo fama de afición difícil, complicada, excesivamente exigente con su equipo. Y es cierto en parte, pero también lo es que a poco que el equipo acompaña, la ilusión se desborda, y lo sucedido en los últimos partidos, con el remate de la exhibición en Ipurua en la primera parte, permite que se sueñe con todo. Sí, con absolutamente todo.

El Real Madrid es así, y un entrenador puede pasar de estar al borde del despido, a ser adorado por la afición en un solo partido. La exigencia no es que sea alta, es que es máxima, y soy un firme defensor de que en caso de que hubiera habido una eliminación en la primera fase de la Champions, destituir a Zidane era necesario. Estaríamos hablando de, posiblemente, el mayor fracaso de la historia del club en décadas, algo que nunca ha pasado en la historia de la Liga de Campeones, desde la renovación de la máxima competición europea en los años 90. Pero Zizou, por el motivo que sea, esos partidos los gana siempre. Es su gran don como entrenador.

Sergio Ramos, Toni Kroos y Luka Modric. (Foto: Denis Doyle/Getty Images)
Sergio Ramos, Toni Kroos y Luka Modric. (Foto: Denis Doyle/Getty Images)

Y una vez que se ganó ese partido, el del Gladbach, el que lo desencalló todo, parece el Madrid como liberado. El técnico galo se ha dejado de pruebas, de rotaciones, de dosificar minutos. Los buenos, al campo, algo que no suele fallar. Y de blanco visten muy buenos jugadores, varios de los que son, pese a su veteranía, los mejores del mundo en su puesto. Hablamos de Kroos, sublime desde hace semanas, pero sobre todo de Modric, al que mientras le dure la gasolina no hay absolutamente nadie mejor que él. Al ritmo de ambos, ha barrido el Madrid al rocoso Sevilla, al Borussia, al intratable Atlético y bailado en muchos momentos al Eibar en Ipurua, campo nada sencillo. Y ante el Athletic, cuando tocó sufrir y apretar los dientes, se hizo y se ganó.

Pues toca creer en este equipo. Con Kroos y Modric al mando, todo es posible. Y apostar por ellos es el camino en esta temporada, quizás un último baile europeo todavía sea posible. Pasado lo peor y con muchos lesionados, este equipo debería ir a más, pero con las ideas claras, este es ahora mismo el equipo del alemán y del croata. Junto a Benzema, por supuesto, pero todos sabemos que en el actual Madrid, más mientras esté Zidane, eso es innegociable.

Se incorpora poco a poco Fede Valverde, Rodrygo parece unirse a la fiesta, la solidez defensiva se ha recuperado y dentro de poco volverá Eden Hazard, aunque quién sabe cuánto aguantará. Llegan ahora estas atípicas fiestas navideñas y es imposible no ilusionarse con este Real Madrid en el que de repente todo va bien. La Liga no solo es posible, sino que es más que factible, el único rival parece el Atleti ante un Barça en decadencia. ¿Y soñar con la Champions? Yo diría que con Kroos y Modric a este nivel, es posible. Lo comprobaremos en mayo.

También te puede interesar: