Mourinho ya no es tan 'Special One'

Pablo Falcones
·2 min de lectura

El Tottenham acaba de hacer oficial esta mañana la destitución de José Mourinho como su primer entrenador. Una decisión que no resulta tan sorprendente, llevaba tiempo barruntándose y que hoy se ha llevado a cabo. El empate del viernes contra el Everton (2-2) fue la gota que colmó el vaso.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Mourinho hace tiempo que es una sombra del grandísimo entrenador que fue. Su estilo permanece ahí, sí, pero ya no tiene esa magia que tenía antes. Esta era su segunda temporada con los spurs, y en la primera consiguió meterlos en Europa League. Cumplió el mínimo del mínimo. En esta iba como mucho para lo mismo, aunque con la final de la Carabao Cup por delante.

Sigue pareciendo poco para él. Al final cuenta en su plantilla con jugadores de la talla de Lloris, Son, Kane, Bale, Reguilón,... un equipo de campanillas que se la había pegado en Europa contra el Dinamo de Zagreb después de hacer el ridículo en la vuelta (3-0). Lo cierto es que, reitero, el balance parece bastante pobre en sus dos años como entrenador spur.

La lástima es que no es algo puntual, sino que el portugués da la sensación de ir cuesta abajo. Más o menos desde que saliera del Real Madrid. Sí que con el Chelsea hizo un buen papel y ganó una liga, pero luego con el United, a pesar de su potencial económico, no pasó de una Europa League, una Carabao y una FA Cup. Ni de lejos compitió por la Premier o la Champions, donde se llevó serios varapalos.

Bayern Muenchen v Inter Milan - UEFA Champions League Final | Alex Livesey/Getty Images
Bayern Muenchen v Inter Milan - UEFA Champions League Final | Alex Livesey/Getty Images

Estamos hablando de un hombre que ha sido campeón de liga en 4 países distintos y que ha ganado la Champions con Oporto e Inter de Milán. Pero de eso hace ya mucho tiempo. En los tres últimos clubes en los que ha estado ha sido despedido antes de acabar una temporada, algo duro para cualquier técnico. Tiene que reinventarse. Ya no es tan 'Special One'.