Qué es el movimiento Boogaloo y por qué sus miembros se pasean por las manifestaciones arma en mano y con camisa hawaiana

Yahoo Noticias

La llegada al poder de Donald Trump en el año 2017 trajo consigo una gran polarización política y social en el país que es cada vez más visible. A menos de seis meses de unas nuevas elecciones, el clima de crispación es total, con dos eventos que están marcando las últimas jornadas.

La gestión del coronavirus con numerosas manifestaciones en contra del confinamiento y las protestas raciales por la muerte de George Floyd a manos de un policía. Y ambas han tenido en común una circunstancia extraña: la presencia de manifestantes armados. No es casualidad.

Los boogaloo armados en las protestas por la muerte de George Floyd (REUTERS/Rebecca Cook).
Los boogaloo armados en las protestas por la muerte de George Floyd (REUTERS/Rebecca Cook).
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

En los últimos días cada vez se habla más de los boogaloo, un movimiento extremista que es muy difícil de categorizar, ya que ni está organizado ni comparte una ideología, aunque sí que tiene una serie de elementos en común.

El principal, tal y como revela Insider, es su oposición contra cualquier tipo de autoridad, ya sea el Gobierno federal o la propia policía. El origen de su nombre se basa en la secuela de una película de los 80 sobre breakdance llamada ‘Breakin 2: Electric Boogaloo’, que tuvo escaso éxito.

En estos últimos años se ha convertido en una referencia para participar en disturbios sociales bajo el deseo de que se produzca una segunda guerra civil en el país, en la que los ciudadanos puedan enfrentarse a la opresión gubernamental con violencia revolucionaria.

Precisamente en este punto es donde está otro de los elementos en común de los boogaloo: su pasión por las armas. Todos ellos disponen de al menos una, normalmente rifles de asalto, y no dudan en pasearlas siempre que tienen ocasión.

Así, manifestaciones masivas como las contrarias al confinamiento o las de George Floyd son escenarios en los que se mueven perfectamente, haciendo ostentación de fuerza. Otro sello distintivo es su indumentaria, caracterizada por camisas hawaianas.

Su origen en Internet

Este movimiento dio sus primeros pasos en Internet, en plataformas como 4chan y ha ido creciendo al calor de la aparición de grupos y páginas con nombres inofensivos para intentar evitar la censura tecnológica, como es el caso de “gran iglú” o “gran luau”. Esta última palabra, que significa banquete tradicional hawaiano, es la que ha dado origen a su popular vestimenta.

A tenor de sus últimas apariciones públicas es posible que estén empezando a tomar una actitud más activa socialmente, en la calle, más allá de la Red.

En común tienen la jerga, los atuendos, el deseo de usar la violencia y el amor por las armas, pero poco más porque ni siquiera existe un objetivo común. Tampoco una organización o una estructura de poder. Se trata simplemente de personas que comparten estas características, pero luego cada una de ellas actúa de una manera diferente, creando una organización un tanto variopinta.

Aunque hay miembros que utilizan símbolos neonazis en las protestas, por lo que se les asimila a la extrema derecha y al supremacismo blanco, lo cierto es que las protestas de George Floyd han servido para no generalizar el movimiento.

Un miembro de los boogaloo frente a un policía. (Photo by LOGAN CYRUS/AFP via Getty Images)
Un miembro de los boogaloo frente a un policía. (Photo by LOGAN CYRUS/AFP via Getty Images)

Y es que ha habido mucha presencia de boogaloos en lugares muy distintos como Minneapolis, Salt Lake City, Dallas, Atlanta o Las Vegas. Y su participación en las protestas ha sido para rechazar el racismo y apoyar las manifestaciones contra los agentes.

De hecho, la CNN revela el caso de Benjamin Ryan Teeter, un joven de Carolina del Norte que acudió en compañía de amigos a Minneapolis tras ver la violencia policial contra los manifestantes. El viaje fue de 18 horas y todos ellos se pasearon armados por el epicentro de la protesta, con el objetivo de proteger a los manifestantes del abuso policial y de los supremacistas blancos.

Teeter se define como anarquista y como miembro de la comunidad LGBT. Un ejemplo claro de la dificultad de categorizar al colectivo en base a unas etiquetas ideológicas.

Por el momento, la presencia de los boogaloo en las protestas ha causado miedo y estupor, al mismo tiempo que los Gobiernos les consideran como instigadores externos. Ya se han producido detenciones en Las Vegas o Denver por la fabricación de cócteles molotov o por sus llamamientos a la violencia. Habrá que ver cómo siguen actuando en las próximas semanas para tener más certezas sobre esta organización atípica.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias