Muertes en el Monte Everest: ¿de quién es la culpa?

360 es una sección dedicada a mostrar diferentes perspectivas sobre las noticias más destacadas del día.

Lectura rápida

¿Qué está pasando? El lunes murió un escalador estadounidense de Colorado mientras descendía de la cima del Monte Everest. Fue la undécima muerte que se ha producido en la montaña más alta del mundo en un lapso de dos semanas, lo cual convierte 2019 en una de las temporadas de escalada más mortales desde que se tiene memoria.

Las condiciones en la montaña siempre son peligrosas, pero la congestión ha hecho que los escaladores tengan que permanecer en fila durante horas en la “zona de la muerte”, donde corren el riesgo de quedarse sin oxígeno, agotarse y caer por precipicios escarpados.

¿Por qué hay tanta controversia? La cantidad de muertes, que muchos consideran evitables, ha hecho que se cuestionen quién es el responsable de crear condiciones tan peligrosas en un sitio que ya es peligroso de por sí. Muchos culpan de la aglomeración al gobierno de Nepal, que precisamente esta temporada emitió un número récord de permisos para escalar la montaña.

Otros apuntan a compañías de trekking sin escrúpulos que están enviando a escaladores que no son aptos a realizar ese viaje por la montaña con equipos de mala calidad.

La situación se ha hecho más precaria debido a la obsesión de los escaladores por alcanzar la cima. La llamada fiebre de la cima puede hacer que algunas personas ignoren las señales de que están en peligro, y algunos han descrito que sus compañeros escaladores pierden la empatía por quienes necesitan ayuda.

¿Qué pasará? La junta de turismo de Nepal niega que las muertes se deban al atasco en la cumbre y dijo que no prevé limitar el número de permisos que emita el próximo año. Hasta la próxima primavera, cuando comience la temporada de escalada 2020, no se sabrá si la reciente ola de muertes hará que menos escaladores se animen a emprender el viaje.

Puntos de vista

La aglomeración está haciendo que las personas pasen demasiado tiempo a una altitud insegura.

“Lo que estamos viendo ahora y lo que probablemente veremos cada año es que ocho de cada diez personas mueren de manera rutinaria debido al gran número de escaladores que intentan completar la ruta”. - Grayson Schaffer, NPR

La mística de la montaña atrae a escaladores inexpertos.

“El Everest se ha distanciado enormemente del resto de los sitios de escalada y alpinismo. Se ha convertido en una experiencia que se muestra como un trofeo, lo cual atrae a muchas personas que de otra manera no se habrían siquiera interesado por ese deporte, una visión validada por la cobertura de los medios de comunicación que consideran al Everest como una ‘conquista’ eterna más que algo del pasado”. - Peter Beaumont, The Guardian

Escalar el Everest se ha convertido más en una actividad turística que en alpinismo serio.

“Con un Everest más tentador que nunca, algunos no pueden resistir el atajo que representa el dinero en comparación con los años de entrenamiento. Esa accesibilidad hace que la montaña sea más peligrosa, tanto para los escaladores inexpertos que obstruyen las rutas como para los sherpas locales que dedican sus vidas a ayudarlos”. - Jeva Lange, The Week

El deseo de enriquecerse ha llevado a las personas a hacer caso omiso de la seguridad.

“Los peores rasgos de la comercialización relacionada con el turismo moderno: el afán de hacer dinero, el desprecio por los recursos naturales, los recortes para ahorrar, la codicia, se las han ingeniado para llegar hasta uno de los lugares más remotos y de difícil acceso de la tierra” - Jim Geraghty, National Review

La cultura de las redes sociales lleva a los escaladores a asumir riesgos innecesarios.

“Es la necesidad de demostrar la propia valía y publicar en las redes sociales. Nos guste o no, todos estamos atrapados en una imparable máquina de relaciones públicas personales para mostrar nuestra importancia ante el mundo. O sea, se trata de decir: ‘Mira dónde estoy, mira lo que estoy haciendo o mira lo que tengo’”. - Escalador Adrian Hayes, Metro

El deseo de alcanzar la cima hace que los escaladores no quieran ayudar a otros.

“Me pareció que algunas personas no tenían emociones... Le pedí agua a la gente, pero nadie me dio. La gente está realmente obsesionada con la cima. Están listos para matarse por la cima”. - Escalador Rizza Alee, The New York Times

El gobierno nepalí debería limitar quién puede escalar la montaña.

“Vi que algunos escaladores no tenían las habilidades básicas y confiaban plenamente en sus sherpas. El gobierno debería establecer unos criterios de calificación... Solo los escaladores entrenados deben tener permiso para escalar el Everest”. - Escalador Ameesha Chauhan, AFP

Las causas son más complejas que una simple congestión.

“También hablé con varios guías veteranos... Estaban muy convencidos de que la cola no es lo que está matando a la gente, lo que realmente está detrás de algunas de las tragedias que has escuchado es una suma de eventos, malas decisiones y una falta de liderazgo”. - Freddie Wilkinson, WBUR

Mike Bebernes