Mujeres policías acusan a sus jefes de acoso sexual tras reclutarlas para “fiestas de solteros” de modo encubierto

·5 min de lectura

La idea parecía clara: para detectar y arrestar a traficantes de personas y desmantelar círculos de explotación sexual, policías organizaron falsas “fiestas de solteros” a fin de atraer a personas que eran sometidas a prostitución y tráfico sexual y, vía ellas, llegar a sus jefes y explotadores.

Pero lo que sucedió al respecto en el Condado de Harris, de acuerdo a una demanda interpuesta por varias mujeres policías, se habría convertido en un escenario de acoso sexual y abuso cometido por los propios oficiales participantes en contra de ellas, según reportó el periódico Houston Chronicle.

Una demanda de mujeres oficiales fue presentada contra el constable del Condado de Harris y otros mandos de esa corporaciónn. Son acusados de acoso y abuso sexual en contra de las oficiales durante
Una demanda de mujeres oficiales fue presentada contra el constable del Condado de Harris y otros mandos de esa corporaciónn. Son acusados de acoso y abuso sexual en contra de las oficiales durante "fiestas de solteros" organizadas como operativos encubiertos conra el tráfico seual (Captura de video / ABC13-KTRK)

De acuerdo a The Washington Post, mandos del Precinto 1 del Constable del Condado de Harris (en el área de Houston, Texas) decidieron organizar fiestas de solteros falsas para, como se indicó, atraer a mujeres víctimas de tráfico y explotación sexual como una vía de llegar a los traficantes que las controlan.

Para dar una impresión de realidad a esas fiestas encubiertas, jefes policiales varones actuaban como clientes y mujeres policías asumían papeles de sexoservidoras. En la lógica de una operación encubierta, eso podría tener sentido pero, de acuerdo a denuncias de mujeres policías que participaron en ello, esas operaciones y la conducta de los jefes policiales varones se excedieron y distorsionaron al grado de convertirse en fuentes de abuso y acoso sexual en contra de las mujeres policías.

De acuerdo a la demanda citada por el Post, interpuesta por mujeres policías que participaron en esos operativos encubiertos y en la que se acusa a Alan Rosen, constable (una autoridad en cierto modo similar al alguacil) del Condado de Harris, al jefe asistente Chris Gore y al teniente Shane Rigdon, esos jefes policiales reclutaron a policías latinas para participar en sus fiestas de solteros falsas.

Les dijeron que ellas debían hacer “lo que fuera necesario para lograr un arresto”, pero al parecer eso condujo a ser sometidas a acoso y trauma de parte de sus superiores, de acuerdo a la demanda.

Así, de acuerdo a una declaración de abogados que representan a las oficiales, ellas “fueron acosadas sexualmente y traumatizadas por oficiales superiores borrachos para la propia gratificación sexual de ellos durante operaciones encubiertas de aplicación de la ley”, indicó la televisora ABC13-KTRK.

Unas fiestas falsas "muy reales"

Por ejemplo, una de las demandantes, la primera oficial en participar en estas fiestas encubiertas, dijo que Gore le ordenó vestir poca ropa y le pidió que le enviara fotos modelando. Gore, se dice, le dijo que no se veía lo suficientemente provocativa y en una ocasión le ordenó vestirse de ese modo en su oficina y luego que le acompañara a una sex shop para comprar accesorios. Incuso llegó a comentar que nadie debía trabajar con ella más que él porque esa oficial era “suya”, narra el post.

Luego, ya durante las fiestas falsas, la oficial dijo que se le tocaba y besaba sin su consentimiento y que era presionada para beber alcohol para “relajarse y pasarla bien”. Gore, se afirma, actuaba en esas fiestas falsas de modo muy real y, según la demanda, estaba en calzoncillos, borracho y tocando los pechos de mujeres.

Luego de participar en dos de esas operaciones, la oficial pidió se le retirara de esa clase de asignaciones, lo que solo sucedió luego de que sus superiores la denigraron y ridiculizaron, de acuerdo a la demanda.

También te puede interesar:

Las
Las "fiestas" encubiertas contra el tráfico sexual de personas fueron organizadas como operativos del Constable del Condado de Harris, Texas, en el área de Houston. (Captura de video / ABC13-KTRK)

Una segunda oficial que participó en esos operativos dijo que se le pedía que bailara de modo erótico para sus superiores y que Gore incluso le quitaba el sujetador durante esas fiestas. Cuando ella lo reportó, fue transferida a otras actividades.

Denuncia de violación

A una tercera oficial, se indica en la demanda, Rosen le ordenó presentarse de modo encubierto en una sala de masajes donde se sospechaba se realizaban agresiones sexuales y le dijo que permaneciera allí hasta “ser atacada sexualmente y dar la señal para que empezara la redada”. Pero ella dijo que fue violada en ese lugar, lo que aparentemente sugiere que sus jefes la expusieron a ese grave riesgo y luego por alguna razón no intervinieron a tiempo para salvarla.

Y otra mujer, que comenzó a reportar las alegaciones de las oficiales al Fiscal de Distrito, se le dijo que ello se debía resolver internamente y luego fue despedida.

Los jefes acusados han negado las acusaciones y afirman que una investigación interna determinó que las citadas fiestas encubiertas se realizaron acorde a la ley a las políticas de su departamento. Rosen afirmó en una declaración que tiene “cero tolerancia contra la agresión y el acoso sexual y nunca permitiría que se diera un ambiente de trabajo hostil como el que se alega”. Incluso afirma que en las indagaciones internas que se realizaron, las mujeres oficiales nunca presentaron quejas formales.

Pero sí lo hicieron vía una demanda ante una corte federal, en la que buscan compensación económica y que se ponga un alto a lo que, afirman, son prácticas de abuso sexual arraigadas en ese departamento policial.

Un abogado de las demandantes dijo que ellas “no fueron tratadas como oficiales de policía, fueron tratadas como objetos” y afirmó que ello les arruinó su vida personal y profesional.

De acuerdo a la televisora KTRK, la defensa de las oficiales dijo que “a estas valientes mujeres recibieron la orden de su comandante de que su trabajo era, de modo encubierto, vestirse de modo escandaloso, dejarse besar y manosear… Esencialmente, ser agredida sexualmente por su comandante”.

Toca ahora que la demanda y las acusacuones se diluciden en la corte.

VIDEO | El gato se comió su tarea y no es una mentira

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente