Las mujeres del Reto Pelayo Vida superan las tormentas camino del Ártico

·3 min de lectura

Redacción deportes, 15 sep (EFE).- Las lluvias torrenciales y algunos problemas físicos no han sido obstáculos insalvables para las 5 componentes del Reto Pelayo Vida que salieron de Vigo el pasado día 10 con el objetivo de llegar la próxima semana al mítico paralelo 66 del Círculo Polar Ártico sigan navegando, a pesar de las adversas condiciones climatológicas, rumbo al objetivo marcado.

Después de una salida calmada desde Vigo, enseguida llegaron las primeras complicaciones para el equipo que componen Ana Fresno, Lourdes Arana, Natalia Cano, Susana Ruiz y Ana Álvaro, las 5 supervivientes del cáncer que tratarán de llevar la voz y la esperanza de las mujeres que padecen dicha enfermedad hasta el Círculo Polar Ártico.

Las lluvias cambiaron los planes de la expedición dirigida por el técnico olímpico Diego Fructuoso y Pilar Casares. La embarcación se vio obligada a realizar una parada técnica en el sur de Irlanda, como comenta a EFE el director y creador del proyecto Reto Pelayo, Eric Frattini.

"La primera idea era salir de Vigo hacia la zona occidental de Islandia y de allí al Círculo Polar Ártico, pero la meteorología nos ha castigado duramente con fuertes lluvias durante un día y medio, y además las previsiones indican la llegada de unas borrascas muy fuertes desde la zona occidental y que nos afectará otros dos días", comenta Frattini desde la embarcación.

Por esta razón "decidimos hacer una parada técnica en el sur de Irlanda y aprovechar para cargar combustible ante la eventualidad de tener que usar los motores, dadas las malas condiciones meteorológicas que nos esperan".

Una vez calmado el temporal la expedición ya se dirige en mar abierto hacia el Círculo Polar Ártico, ya sin paradas intermedias hacia el norte de Islandia, desde donde se dará el salto al paralelo 66.

Desde el mismo barco, la madrileña Natalia Cano, de 47 años, comentó a EFE sus impresiones de los primeros días en el mar, en una experiencia inédita para todas las expedicionarias.

"Ha habido hubo un poco de todo, el primer día fue muy bonito, fuimos viendo delfines, pero enseguida empezaron a complicarse un poco las cosas porque Ana Fresno empezó muy mareada, con vómitos constantes.. estuvimos muy preocupadas por si tenía que retirarse, pero ha remontado y estamos muy contentos de que así sea", explicó.

Las dificultades tuvieron que ver con las fuertes lluvias, que dificultaron las maniobras de dirección del barco.

"Hemos tenido un para de días buenos de navegación pero luego se complicó todo con las lluvias, era difícil llevar el timón con la lluvia dándote en la cara, muy difícil abrir los ojos y concentrarte en los que estás haciendo. De todas maneras, todo es muy emocionante, es una sensación muy bonita saber que estás llevando el barco".

Ante las próximas jornadas, las expedicionarias cuentas con más dificultades, pues las previsiones del tiempo no son las mejores.

"Ahora sabemos que las cosas se pueden complicar porque las temperaturas comenzarán a bajar, la marea se complicará, pero estamos emocionadas y con muchas ganas", concluyó Natalia Cano.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente