Mundial cada dos años y con 48 selecciones: el plan de la FIFA para atraer jóvenes y hacer caja

·10 min de lectura
Gianni Infantino, con la copa del Mundial de Rusia en las manos, en 2018.  (Photo: ALEXANDER NEMENOV via Getty Images)
Gianni Infantino, con la copa del Mundial de Rusia en las manos, en 2018. (Photo: ALEXANDER NEMENOV via Getty Images)

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, tiene un plan para revitalizar la competición entre selecciones: un mundial de fútbol cada dos años y con la participación de 48 selecciones. La medida iba a someterse a votación este lunes, pero el proceso ha quedado aplazado hasta marzo para limar asperezas con la UEFA y la CONMEBOL, que son las confederaciones qué más resistencia han planteado.

Infantino defiende la celebración del Mundial cada dos años para, entre otras razones, “no perder a los jóvenes” que necesitan estímulos para no desengancharse del fútbol, tras la cumbre con 207 federaciones miembro en la que se abordó este lunes un nuevo calendario internacional.

La FIFA ha planteado su apuesta basándola en un estudio de viabilidad sobre su propuesta, que incluye que la Copa del Mundo se juegue cada dos años, y a su conclusión Infantino anunció que todavía no se ha tomado una decisión definitiva y que es posible que tampoco se haga en marzo, cuando tenga lugar en Doha el congreso anual de la organización que preside.

A partir de enero, manifestó, se comenzará a analizar detalladamente el estudio de 700 páginas sobre la viabilidad de cambiar el calendario para después, sin fecha determinada, llegar a un acuerdo final. Para Infantino, es importante dialogar y escuchar a todas las partes implicadas para reflexionar y llegar a acuerdos.

Mientras se llega a ese punto, desmembró las causas por las que sería interesante para todo el planeta fútbol organizar un Mundial cada dos años. Una de ellas, estaría enfocada a los jóvenes, que con menos tiempo entre cada Copa del Mundo, a su juicio, se engancharían más al fútbol.

“Si no queremos perder a los jóvenes del fútbol hay que ofrecerles posibilidades para emocionarles. No hay nada como un Mundial cada dos años para esto. Se ha hecho una encuesta y la generación más joven quiere un Mundial con más frecuencia después de más de 100.000 votos”, dijo.

El objetivo, según dijo,“es analizar la situación de todo el mundo”. “Mi trabajo consiste en trabajar con todas las partes y reconciliar posturas y ver qué es lo bueno para el mundo del fútbol y cómo podemos avanzar para que haya menos brechas. Cómo invertir en el fútbol juvenil para dar oportunidades a todos los países. Seguimos trabajando en ello”, agregó.

Además, dijo que un nuevo calendario sería “viable” desde el punto de vista económico y deportivo e interesante para “invertir” más dinero en el fútbol y a su vez “reinvertirlo” en su desarrollo a lo largo del mundo.

“Es un proyecto muy importante que ayudará a cerrar la brecha entre los que tienen y los que no. Todo el mundo se beneficiaria, los grandes, los pequeños, los ricos y lo pobres. Todos tendrían posibilidades adicionales de jugar y tendrían ingresos adicionales protegiendo a las ligas y pensando en los aficionados. Esto es lo que se ha presentado hoy”, aclaró.

Es un proyecto muy importante que ayudará a cerrar la brecha entre los que tienen y los que no. Todo el mundo se beneficiaria, los grandes, los pequeños, los ricos y lo pobres. Todos tendrían posibilidades adicionales de jugar y tendrían ingresos adicionales protegiendo a las ligas y pensando en los aficionadosGianni Infantino, presidente de la FIFA

Infantino manifestó que hoy en día el 70% de los ingresos de las selecciones nacionales está en Europa y el 30 en el resto del mundo. Con la propuesta de la FIFA, señaló, los porcentajes se igualarían hasta un 60-40 sin perjuicio para Europa porque ganaría 2.000 millones de euros más que con el 70% actual.

“El Mundial cada dos años es simplemente uno de los elementos del estudio. Hablamos del futuro del fútbol, del impacto que queremos para el mundo del fútbol. No podemos decir al resto del mundo que está muy bien, que el fútbol es global. En algunos países, pueden tener el Mundial cada dos semanas porque tienen a los mejores jugadores, pero en otros países no pueden ver a los mejores jugadores en toda una vida”, indicó.

El debate del prestigio

Cuestionado por si el Mundial perdería prestigio e interés al disputarse cada dos años en vez de cada cuatro, defendió que ese prestigio no depende del tiempo que tarde en organizarse entre uno y otro, sino de otros factores más importantes.

“El prestigio del Mundial es absoluto. No depende de su frecuencia. Si no, se tendría que jugar no cada cuatro, cada 40 años y sería diez veces más prestigioso. Un Mundial es prestigioso por la calidad que tiene y por el impacto global. 4.000 millones de personas miran el Mundial y los estudios nos demuestran que no habría ningún problema”, apuntó.

“No sólo por el Mundial en el tema del impacto del fútbol. El ecosistema de fútbol en general tendría unas ventajas muy concretas y claras. La torta es más grande para todos. Esto ‘más para todos’ nos permite invertir en el desarrollo de futbolistas en el mundo. Es algo muy importante”, añadió.

Respecto al rechazo manifestado por la UEFA y la CONMEBOL a la iniciativa Infantino apuntó que “se oponen porque no conocían los datos presentados hoy”; se mostró “seguro” de que “ahora recapacitarán y apoyarán el proyecto sin fisuras” y detalló las preocupaciones que le transmitieron las federaciones miembro sudamericanas.

“Nos dijeron que era fundamental jugar los 18 partidos de clasificación. Eso es posible con el calendario jugando dos mundiales. Y se podrían jugar otros partidos de interés entre equipos sudamericanos. Más partidos de clasificación respecto a hoy, más interés. La Copa América se puede jugar cada dos años o cada cuatro, como ellos prefieran. La primera propuesta de organizar cada dos años fue de la Conmembol. Luego cambió de idea. Este debate se va a quedar. Se quiere avanzar en este sentido. Veremos cuál es la decisión final”.

Sobre si el nuevo proyecto de la FIFA se puede asemejar al de la Superliga que intentaron algunos clubes europeos, dejó claro que, para él, el “argumento” es justo “al revés” porque son ideas contrarias.

“Ahora es la apertura, la participación y la inclusión de todo el mundo en el fútbol. Es dar oportunidades a todos. Este es el principio fundamental de este proyecto. Todos los que hablan de las estructuras del fútbol, de la pirámide y la solidaridad tendrían que apoyar este proyecto o como mínimo debatirlo de manera constructiva”.

Por último, explicó de cuáles serán los pasos que se seguirán en los siguientes meses antes de aprobar o rechazar el nuevo proyecto. “A partir de enero vamos a ver cuál es la situación en la que nos encontramos, qué se puede mejoras. No se trata de una fecha precisa. Queremos tomar las mejores decisiones. No me voy a comprometer con nada en el Congreso”, comentó.

“Puede que se haya tomado incluso una decisión antes mediante una sesión extraordinaria. O puede que no se tome ninguna durante. Somos flexibles. Hemos presentado hoy un gran estudio y antes de comprometernos con las próximas fases de manera concreta, queremos ver las reacciones y ver si avanza rápidamente o se merece más tiempo”, culminó.

La selección española masculina de fútbol, celebrando el Mundial de Sudáfrica de 2010.  (Photo: Mike Egerton - EMPICS via Getty Images)
La selección española masculina de fútbol, celebrando el Mundial de Sudáfrica de 2010. (Photo: Mike Egerton - EMPICS via Getty Images)

Los estudios que defiende la FIFA

La celebración del Mundial cada dos años supondría un aumento del PIB de más de 180.000 millones de dólares en un ciclo de 16 años y contribuiría a crear casi 2 millones de puestos de trabajo permanentes adicionales, según un informe independiente presentado por la FIFA y que es una de sus bases para tratar de convencer a las distintas territorialidades.

Junto a este documento elaborado por OpenEconomics, la FIFA, según pudo saber EFE, también remitió hoy a las federaciones en la cumbre mundial que celebra sobre el futuro del fútbol otro estudio de la consultora Nielsen, que indica que la competición bienal añadiría 4.400 millones$ aproximadamente a los ingresos en un ciclo de cuatro años.

Tras evaluar las implicaciones financieras de los cambios planteados por la FIFA, a petición de la misma para hacer una evaluación comercial independiente, este destaca igualmente el aumento de 7.000 a 11.400 millones de dólares de lo ingresado por entradas, derechos de prensa y patrocino al incrementar el número de selecciones participantes a 48.

INFORME OPENECONOMICS
1. Impacto socioeconómico.

El análisis macroeconómico estima que la Copa Mundial de la FIFA cada dos años produciría un aumento del PIB de más de 180.000 millones de dólares en un ciclo de 16 años y contribuiría a crear casi 2 millones de puestos de trabajo permanentes adicionales.

2. Impacto específico en las ligas.

Aunque las competiciones de fútbol locales y mundiales pueden percibirse como productos competitivos, la evolución histórica de los ingresos de los clubes más relevantes y de los torneos finales de las selecciones nacionales no muestra ninguna rivalidad aparente entre ambos.

Los ingresos generados por las 5 principales ligas europeas y la Liga de Campeones de la UEFA han aumentado constantemente año tras año, independientemente de que los principales torneos finales de selecciones nacionales -Mundiales, Eurocopas y otras- se solapen.

Por ello la programación de competiciones relevantes para las selecciones nacionales no parece perjudicar los ingresos generados por las competiciones más importantes de selecciones nacionales y clubes internacionales.

En consecuencia, las trayectorias históricas no muestran una correlación negativa entre los ingresos generados por los torneos finales de las selecciones nacionales y las ligas de clubes.

Los datos empíricos recogidos durante la última década demuestran que, en conjunto, el porcentaje de crecimiento de los ingresos de las 5 principales ligas europeas fue mayor en las temporadas en las que se programó un torneo final de selecciones nacionales importante con respecto a otras en las que no se celebraron dichos torneos (42% frente al 26%).

Para el profesor Pasquale Lucio Scandizzo, de OpenEconomics, su estudio “en relación con la propuesta anunciada por la FIFA para una reforma del calendario de partidos internacionales promete beneficios macroeconómicos netos significativos y positivos, distribuidos en el tiempo y en el espacio.”.

INFORME NIELSEN
- La Copa Mundial de la FIFA bienal añadiría aproximadamente 4.400 millones de dólares a los ingresos en un ciclo de cuatro años.

- Aumento de 7.000 millones de dólares (torneo de 48 equipos) a 11.400 millones de dólares en concepto de ingresos por entradas, derechos de prensa e ingresos por patrocinio.

El estudio de Nielsen “incluyó proyecciones de ingresos para una Copa Mundial de la FIFA bienal, así como proyecciones para las confederaciones y asociaciones en el nuevo calendario internacional de partidos”.

“Todas las proyecciones se basaron en tres fuentes principales de ingresos: ingresos por entradas, derechos de los medios de comunicación y patrocinio”, indicó Spencer Nolan, director general de Nielsen Sports.

Conclusiones de la FIFA:

- Cada federación podría recibir 16 millones de dólares en un ciclo de cuatro años.

- Los resultados de la nueva corriente de ingresos se distribuirán en el nuevo Fondo de Solidaridad de las asociaciones miembro.

- El fondo de 3.500 millones$ en el primer ciclo de cuatro años se dedicará a proyectos de desarrollo del fútbol.

- En promedio, cada asociación miembro podría recibir unos 16 millones$ en un ciclo de cuatro años, además de la inversión actual del Programa Forward de la FIFA (que pasaría de los actual de 6 millones a 9 millones$). Modelo de distribución por definir.

- El aumento de la distribución mundial de los fondos de la FIFA contribuiría significativamente a reducir la brecha entre los ingresos de los países más y menos desarrollados, dado que la FIFA es el único organismo rector que distribuye sus ingresos en todo el mundo.

- En el caso improbable de que alguna asociación miembro pudiera experimentar una pérdida financiera como consecuencia de los cambios en el calendario internacional mundial (CIM), lo que Neilsen considera poco probable, el fondo de solidaridad proporcionaría recursos más que suficientes para compensar cualquier posible pérdida.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente