Miles de estorninos se unen para crear un pájaro gigante

Miguel Artime
·3 min de lectura
"Murmuration", imagen tomada por James Crombie en Lough Ennell, Irlanda. (Crédito: James Crombie).
"Murmuration", imagen tomada por James Crombie en Lough Ennell, Irlanda. (Crédito: James Crombie).

A comienzos de enero de este año, en pleno ascenso de la tercera ola, el fotógrafo deportivo irlandés James Crombie pasó algunas tardes persiguiendo a los estorninos por los alrededores del lago Ennell, un humedal próximo a la ciudad de Mullingar (Condado de Westmeath, Provincia de Leinster, Irlanda). La zona, situada a unos 80 kilómetros al oeste de Dublín, forma parte del área protegida de Lough Ennell. Además de por su belleza, el área es famosa por sus truchas, pero también por la abundancia de aves.

Según puedo leer, tras más de 50 visitas, Crombie se situó en uno de los numerosos islotes que forman parte del parque y logró la instantánea perfecta, llamada “Murmuration”. Como veis, la bandada de estorninos fue capturada en el momento exacto en que juntos, formaban la silueta de un ave.

Apuesto a que de vivir Georges Seurat, el pintor que retrató la Francia del siglo XIX creando formas a partir de puntos, la imagen le habría encandilado.

En cuanto a ese “Murmuration” del título, podríamos decir es al mismo tiempo poético (podría traducirse por murmullo) y conciso, ya que ese es el término empleado para designar a una bandada de estorninos.

Se cree que los estorninos forman estas bandadas, compuestas de cientos de miles de ejemplares, para protegerse de depredadores como el halcón peregrino. Las aves pueden coordinar su vuelo porque responden rápidamente al movimiento de sus vecinos, de modo que no existe un único pájaro guía al que todos siguen. Básicamente, cada uno responde a los cambios en la dirección o velocidad que aprecian en su vecino. Los científicos han descubierto que se necesitan apenas siete estorninos para que surja este fenómeno de imitación.

Cuando como ahora, la bandada la forman cientos de miles de estorninos, las formas que adoptan al volar juntos son simplemente fascinantes. ¡Un gran espectáculo de la naturaleza! Tanto, que debo confesar que he tenido serias dudas de que la imagen fuera real. Después de todo, vivimos en los tiempos de las fake news, y las herramientas software con las que contamos permiten hacer cualquier cosa, hasta que Lola Flores anuncie cerveza.

Finalmente no me ha quedado más remedio que creer la historia de la foto de Crombie. La prueba la aporta su amigo Colin Hogg, quien explica que tras varios meses persiguiendo a los estorninos, ambos capturaron la extraordinaria imagen, que casi inmediatamente se ha convertido en icónica. Como prueba adjunta la secuencia completa en vídeo que veis sobre estas líneas.

Como el propio Crombie comentó en Twitter, la falta de deportes a causa de la pandemia le llevó a perseguir otra clase de fotos, y pronto quedó prendado por la belleza de las formas que adoptaba una bandada de estorninos por los alrededores del lago.

Y si la foto del “meta-pájaro” formada por la bandada te pareció hermosa, a él en cambio parece gustarle más este “árbol alado”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por cierto, James Crombie ha sido galardonado con el premio al fotógrafo de prensa irlandés del año 2021 a raíz de su foto, sin duda un merecido premio a su paciencia y sensibilidad.

Si estás interesado en adquirir una copia, el autor ha publicado en twitter un enlace desde el que puedes comprarla.

Me enteré leyendo New Scientist.

Otras historias que te pueden interesar: