Nadal volvió a jugar a un alto nivel y se instaló en cuartos de final

·2 min de lectura

En el marco de los octavos de final de Wimbledon, Rafael Nadal se mantuvo en línea con su papel de favorito y derrotó con mucha superioridad a Botic van de Zandschulp para meterse entre los ocho mejores jugadores del torneo.

El actual número cuatro del ranking, quien venía de una sólida victoria ante el italiano Lorenzo Sonego, necesitó de dos horas y 24 minutos para imponerse ante el tenista neerlandés por 6-4- 6-2 y 7-6 (6) en un trámite sencillo que apenas se complicó sobre el final.

El partido comenzó parejo, pero con un Nadal más arriesgado en su juego y firme con su servicio. Pese a la lucha del nacido en Wageningen por mantenerse con vida en el set, el español quebró en el último game e inclinó la balanza a su favor.

Para el siguiente parcial, el oriundo de Manacor fue con todo y rápidamente logró el primer quiebre. En este caso, los puntos ganados en el segundo servicio (83%) y los pocos errores no forzados fueron claves para ponerse 2-0 arriba en sets.

El tercer capítulo fue el más complicado. Nadal se encontró con un van de Zandschulp que salió decidido a no dar una pelota por perdida. Tras dos quiebres por lado y un tiebreak muy peleado, finalmente fue triunfo para la Fiera.

Así las cosas, Nadal seguirá en la búsqueda de su tercer Grand Slam consecutivo cuando juegue este miércoles contra el estadounidense Taylor Fritz, quien llega de una victoria sin atenuantes contra el australiano Jason Kubler por 6-3, 6-1 y 6-4.

Foto: Getty Images