Nahuel Guzmán reveló las charlas íntimas que tuvo con Lewandowski y Neuer tras la final del Mundial de Clubes

Gastón Hirschbrand
·2 min de lectura

Si bien ya pasó más de un mes de la final del Mundial de Clubes entre Bayern Munich de Alemania y Tigres de México, el arquero argentino del conjunto "Auriazul", Nahuel Guzmán, aún sigue pensando en cómo se les escapó aquel encuentro que finalizó 1-0 con gol de Benjamin Pavard.

El exguardameta de Newell's Old Boys afirmó que estaba convencido que el goleador polaco Robert Lewandowski había tocado la pelota con su brazo antes de que definiera Pavard, razón por la que se acercó al propio "9" antes de la ceremonia de premiación para sacarse todas las dudas acerca de la jugada.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

"Yo estaba con bronca, tenía la sensación de que el gol de ellos había sido con la mano", comenzó el "Patón" en diálogo con La Nación. "El chico de los videos que trabaja en el club se me acerca y en el celular me muestra la cámara de atrás de arco y me dice ‘fue mano’. No me podía quedar con eso. Neuer me miró pensando que lo iba a saludar a él. Llego a Lewandowski y le tiro mis dos clases de inglés. 'Congrat’ (felicitándolo), le dije. Y agrego: ‘Touch in your hand’ ('Toca en tu mano'), así, a lo indio. Y me responde: ‘¿In my hand?’ No, no’ ('¿En mi mano? No, no'). Entonces le meto: ‘Bueno, dale, ya está, en la repe se está viendo que si’. Claro, de todo eso no me entendió nada", añadió entre risas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pero la historia no terminó ahí, ya que Guzmán quería cambiar el buzo de arquero con el alemán Manuel Neuer, campeón del mundo en 2014. "Me volví y mis compañeros me miraban medio raro, pero tenía que hacer algo. No sé si Lewandowski se lo habrá comentado a Neuer, porque ya en los vestuarios mandamos a cambiar muchas camisetas… y mi buzo volvió. Me dijo que no. Mandó a decir que no cambiaba sus buzos, no sé…", expresó.

"Dejé de seguirlo en Instagram. Pero bueno, no me pierdo nada. No tengo nada que envidiarle a Neuer”, cerró a carcajadas el arquero de 35 años, ganador de cuatro ligas, tres copas y una Concachampions con el elenco mexicano.