De Nairo Quintana a "Supermán" López: necesitamos ya el documental de Movistar 2020

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·5 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
MÉRIBEL COL DE LA LOZE, FRANCE - SEPTEMBER 16: UCI World Team Astana Miguel Ángel López of Colombia crosses the finishing line for winning the Stage 17 of 107th Tour de France 2020 on September 16, 2020 in Méribel Col De La Loze, France. (Photo by Marcio Machado/Eurasia Sport Images/Getty Images)
Photo by Marcio Machado/Eurasia Sport Images/Getty Images

En el UCI World Tour hay diecinueve equipos y solo uno de ellos es español: Movistar. La exigencia, por tanto, es grande y el esfuerzo por agradar, enorme. Otra cosa es que se consiga. Movistar es un equipo con distintas sensibilidades que no son fáciles de conciliar: por un lado, es la familia navarra de toda la vida, con sus tradiciones, con sus más de 40 años de experiencia entre Reynolds, Banesto, Illes Balears, Caisse d´Epargne... y por otro lado está la presencia constante de un patrocinador que es a su vez una multinacional y cuyos intereses son de todo menos familiares. Movistar, como empresa, tiene demasiados intereses, tanto en España como en Latinoamérica, y si el equipo, como decía, ya está obligado de por sí a satisfacer al aficionado español, la presión se dobla cuando el patrocinador quiere ampliar mercados.

No sé hasta qué punto la imagen de Movistar se vio dañada por el documental sobre su temporada 2019 que se emitió en Netflix durante el confinamiento. A mí me pareció un relato sincero y honesto de lo que son las tensiones en cualquier estructura de élite. Luchas constantes de egos y liderazgos a veces mal llevados. Eso es el deporte profesional y negarlo sería absurdo. Lo cierto es que muchos entendieron la pieza como un intento de justificar las marchas de Nairo Quintana y Richard Carapaz -el ecuatoriano es especialmente criticado por su fuga a finales de año rumbo a Ineos- y aplacar así determinados ánimos. Lo que se consiguió en realidad fue extender la sospecha por todos lados: Unzue estaba enfadado con Richard, todo el mundo lo parecía con Nairo y Lastras no perdía la oportunidad de meterle un hachazo a Landa y otro a Marc Soler, con el agravante de que Soler se quedaba al año siguiente.

De hecho, Soler es el único corredor de Movistar que ha conseguido victorias este año: la Pollença-Andratx en febrero y una etapa de la Vuelta en octubre. En ese sentido, ningún equipo del World Tour ha conseguido menos victorias individuales que Movistar... aunque al menos los navarros se llevaron la general por equipos del Tour de Francia y de la Vuelta a España, que no es poca cosa. La imagen final ha sido especialmente dañina: ese Marc Soler tirando como loco de Primoz Roglic para intentar acercar a Enric Mas al cuarto puesto de la general de la Vuelta -no lo consiguió- y de paso frustrar las opciones de Richard Carapaz al triunfo final. Puede que el movimiento tuviera sentido en el fragor de la batalla, pero la cosa olía a ajuste de cuentas y no se puede intentar a la vez ser un equipo entrañable y un matón de esquina. Una cosa o la otra, que de todo tiene que haber en el deporte.

Movistar necesitaba, por tanto, un fichaje que complementara a Enric Mas en las grandes vueltas. Mas ha cumplido pero a su vez ha mostrado sus carencias: quinto en el Tour y quinto en la Vuelta, se ve que es un excelente competidor al más alto nivel, pero no queda claro que sea un ganador y la diferencia entre ambas cosas es enorme. Alejandro Valverde sigue sumando top tens con cierta facilidad pero ya no está para muchas más cosas a sus 40 años... y Marc Soler parece haberse reinventado como cazador de etapas, aunque aún tendría que mejorar mucho su lectura de carrera y su punta de velocidad para que el botín supere las dos victorias al año. Fichar a Miguel Ángel López, en ese sentido, es lógico. Lo que chirría es la narrativa alrededor del fichaje.

Hay que empezar por decir que López es un excelente ciclista. Sin matices. Y que lleva años siéndolo. Este año, por ejemplo, ganó con superioridad la etapa reina del Tour y se la ganó ni más ni menos que a Primoz Roglic y Tadej Pogacar. Ni fugas consentidas ni historias. Ahora bien, aunque López es joven (26 años), ha mostrado unas dificultades parecidas a las de Enric Mas a la hora de conseguir grandes triunfos. El palmarés del colombiano es mejor que el del mallorquín, pero no es escandalosamente mejor. El riesgo que hay de que se repita una situación como la que tanto dañó a la imagen del equipo con Nairo Quintana es grande. Puede que el público al que se intenta complacer -el latinoamericano- acabe sintiéndose dolido al ver que su ídolo no avanza porque no se apuesta claramente por él. López y Mas pueden alternarse en Giro y Vuelta, pero, ¿quién va a estar al servicio de quién en el Tour?, ¿quién va a tener el apoyo cerrado del resto de compañeros si hay un problema?

La respuesta fácil es “la carretera decidirá” pero esa respuesta en la práctica nunca funciona. La carretera deja muchos rencores por el camino. Rencores como los que seguro que siente buena parte del cuerpo técnico y corredores que el año pasado vieron cómo Miguel Ángel López les llamaba “estúpidos” y “los tontos de siempre” cuando tiraron para descolgar a Roglic tras una caída del esloveno. Por supuesto, López pidió perdón, pero la imagen fue demasiado dura como para olvidarla sin más. “Vaya campeón del mundo que tenemos...”, llegó a decir en referencia a Alejandro Valverde, que le afeó en público posteriormente las declaraciones. ¿Ahora le vamos a pedir a esa gente que se deje la piel por López? Bueno, es su trabajo, pero costará.

En definitiva, parece que Movistar se ha aficionado a los giros de guion y en una de estas el final será feliz, pero desde luego no deja de sorprendernos. Si van a apostar por López que sea de verdad y que esa apuesta no admita dudas. Si van a montar otra bicefalia, que recuerden lo que pasó en años anteriores. Acabar el año persiguiendo a tu ex-corredor para que no gane una gran vuelta y fichando al que te insultó justo un año antes es extraño, la verdad. Si nos lo quieren explicar en Netflix, se lo agradeceríamos. HBO también nos vale.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente