Quién está tras Naomi Seibt, la joven anti Greta Thunberg que muestra dudas por el cambio climático

Yahoo Noticias

Un gran número de estados, ciudades, instituciones o universidades han declarado en los últimos meses la emergencia climática. Una declaración de intenciones que tiene como objetivo la implantación de una serie de medidas para lograr reducir las emisiones de carbono a la atmósfera.

Pese a que el cambio climático es una realidad en la que hay consenso científico, lo cierto es que en el mundo existen aún muchas personas que niegan sus efectos. Una de ellas se llama Naomi Seibt y ya se la denomina como la anti-Greta Thunberg, tal y como revela BBC Mundo.

Naomi Seibt, escéptica climática. (Photo by Samuel Corum/Getty Images)
Naomi Seibt, escéptica climática. (Photo by Samuel Corum/Getty Images)
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Hay varias similitudes entre ambas: son blancas, jóvenes, proceden de un país rico de Europa (Greta es de Suecia y Naomi de Alemania), hablan perfectamente inglés y han convertido el asunto climático en el argumento central de su discurso. Pero poco más tienen en común. Y es que la forma de mirar el planeta es radicalmente opuesta entre una y otra.

Mientras que Thunberg se ha convertido en una voz importante en la defensa de nuestro entorno; Seibt trabaja para un importante ‘think tank’ conservador llamado Heartland que tiene su sede en la ciudad estadounidense de Chicago. Y uno de sus cometidos en la organización es mostrar su escepticismo por el cambio climático.

La joven alemana considera que se ha producido un gran alarmismo en lo que se refiere a la emergencia climática, pero que la situación dista de ser tan grave. Y señala que se trata de un fenómeno natural en el que la acción humana no está afectando.

"No estoy diciendo que (el cambio climático) sea positivo o negativo. Es neutro. El clima siempre está cambiando. Es algo natural (...) Lo que no creo es que los humanos estén causando el cambio climático", afirma.

Los antecedentes de Heartland

Precisamente Heartland ha sido acusado en varias ocasiones de emprender una campaña para contrarrestar los esfuerzos alemanes en la regulación de emisiones de dióxido de carbono. Por ejemplo Connor Gibson, investigador de Greenpeace, lo hizo en una entrevista a The Guardian en la que manifestó que el ‘think tank’ canalizaba “dinero anónimo estadounidense para promover la negación climática”.

El sitio web británico Desmog, que se ocupa de denunciar campañas de desinformación relacionadas con el cambio climático, también acusa a Heartland de recibir fondos de ExxonMobil y otras grandes fundaciones conservadoras.

Finalmente, el Washington Post también ha informado que durante la conferencia climática celebrada en Madrid en diciembre de 2019 dos investigadores encubiertos contactaron con Heartland haciéndose pasar por donantes de la industria automotriz y le ofrecieron más de medio millón de dólares para combatir los intentos de las autoridades alemanas para limitar el cambio climático. El ‘think tank’ aceptó.

El mismo rotativo además señala que la organización, que fue fundada en 1984 y se financia fundamentalmente con donaciones anónimas, tiene vínculos poderosos con miembros importantes de la administración Trump. De hecho William Happer, que fue director del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca entre 2018 y 2019, pidió ayuda a Heartland para extender la idea en la sociedad de que las emisiones de CO2 pueden considerarse beneficiosas.

Hay vínculos entre la administración Trump y Heartland (AFP).
Hay vínculos entre la administración Trump y Heartland (AFP).

Todo este historial del ‘think tank’ hace que las dudas sobre el mensaje climático de su nueva empleada (Seibt empezó en diciembre de 2019) esté en tela de juicio. Pese a que la joven ha querido desmarcarse de cualquier partido alemán, lo cierto es que tiene una estrecha relación con miembros de Alternativa para Alemania, una fuerza de extrema derecha que se opone a la inmigración o a Europa.

Tampoco quiere ser considerada la anti-Greta, aunque los primeros que la han denominado así son sus compañeros de Heartland. Una denominación que tiene como objetivo dar a conocer su voz e implantar su mensaje en la sociedad. Así, el escepticismo climático gana espacio en la sociedad, mientras que el planeta sigue sufriendo las consecuencias del exceso de contaminación. El tiempo para poner remedio empieza a agotarse.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias