El vídeo del ciervo y la pitón demuestra que seguimos sin comprender que la naturaleza no es cruel

Yahoo Noticias
La pitón intenta atacar al humano que le golpea con una rama, mientras mantiene atrapado al ciervo. (Imagen del vídeo subido a twitter por @_VineetVashist).
La pitón intenta atacar al humano que le golpea con una rama, mientras mantiene atrapado al ciervo. (Imagen del vídeo subido a twitter por @_VineetVashist).

Una de las cosas que más gusta – o desagrada – de las declaraciones de Richard Dawkins, el famoso etólogo, genetista y experto en divulgación británico, es que no se anda con rodeos ni florituras. Dice lo que piensa siempre, incluso aunque sus palabras causen vivas polémicas. (Aún recuerdo la que lió en 2013 cuando opinó sobre el papel de la ciencia en la comunidad musulmana).

Pero hoy vamos a hablar de naturaleza, no de religión. En 1985, Dawkins publicó un artículo en la revista Scientific American en el que daba su opinión sobre la supuesta crueldad reinante en la naturaleza. Lo hizo, al respecto de la estrategia de las avispas, que inoculan sus larvas en otras criaturas (sin matarlas) para que estas se alimenten de su huésped mientras vive. Su comentario me viene de perlas hoy, y se podría aplicar perfectamente al vídeo viral de la semana.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Esto fue lo que escribió:

“No, la naturaleza no es cruel, despiadada, o impasible. Esta es una de las lecciones que más trabajo nos cuesta aprender a los humanos. No podemos admitir que las cosas no sean ni buenas ni malas, ni crueles ni amables, sino simplemente insensibles; indiferentes a cualquier sufrimiento, carentes de propósito alguno”.

Lo suscribo al cien por cien. Seguimos sin comprender el concepto de la selección natural darwiniana. Este “filtro” explica la razón por la que existen los organismos que vemos prosperar a día de hoy, que no es otra que la de haber contado en el pasado con ancestros que desarrollaron rasgos que permitieron que su progenie floreciera. La historia está llena de líneas evolutivas muertas que se extinguieron por contar con individuos poco aptos, que perecieron con poca o ninguna descendencia.

 

La pitón birmana del vídeo, filmado en Tailandia, basa su estrategia predadora en la fuerza de sus músculos constrictores. Es un reptil, con un metabolismo muy lento, y jamás podría realizar persecuciones “vertiginosas” durante distancias medias. Por ello, suele cazar valiéndose de la emboscada, ocultándose entre la maleza o dejándose caer desde lo alto de un árbol sobre la sorprendida presa, en este caso un joven ciervo. El mamífero, en cambio, es rápido y ágil, y basa su estrategia defensiva en unos reflejos afinados y unas patas largas y veloces.

Ninguno de los dos animales es mejor o peor que el otro. No hay nada de malvado en el reptil, ni de amable en el mamífero y por tanto no es necesario tomar partido. Si nos desagrada ser espectadores de un acto cinegético entre especies salvajes, lo tenemos tan fácil como cerrar el vídeo y dedicarnos a otra cosa.

¿Actuó bien el “salvador” del ciervo? Evidentemente no, y de hecho lo único que podría explicar su comportamiento es que estuviera tratando de despejar la carretera para evitar un accidente de circulación. Pero ese no parece ser el caso, ya que al parecer la escena se grabó en el zoológico abierto Khao Kheow, un recinto compartido por varias especies, en el que los visitantes están autorizados a hacer un recorrido estipulado, sin bajar del vehículo.

El vídeo fue grabado y subido a twitter por el usuario @_VineetVashist el pasado 2 de junio, y ya lleva 4,7 millones de reproducciones (además de casi 10.000 likes), pero como en anteriores ocasiones, lo más interesante no es la grabación en sí, sino el debate que parece haber desatado en las redes sociales. 

Muchos “desinformados” lectores, alaban el comportamiento del heroico conductor, por haber salvado al gamo, mientras que las críticas más feroces vienen de los ecólogos y animalistas, que observan como una vez más, los humanos nos pasamos “por el arco del triunfo” el principio de no intervención en la naturaleza.

Y es que todo el mundo está de acuerdo en que “a nivel planetario” la intervención de los humanos en el medioambiente debería ser nula. Apuesto a que todos los que han aplaudido el comportamiento del humano redentor, admitirán sin ningún género de duda, que no interferir en los grandes espacios sería la mejor manera de respetar la integridad, estabilidad y belleza de las especies y ecosistemas que conforman la naturaleza.

Pero por alguna razón, cuando descendemos “a nivel local” la cosa cambia. Así, si un “feo” reptil (símbolo demoníaco para las tres religiones abrahámicas) captura una presa que le permitirá subsistir sin cazar durante varias semanas, hay quien se siente obligado a tomar partido. Especialmente si al otro lado de la pelea hay un “tierno e indefenso” Bambi. ¡Cuánto daño ha hecho esa película de Disney!

En fin, no es la primera vez que vemos algo así, hace unos meses mi compañero Javier Peláez se hacía eco en este mismo blog de las discusiones surgidas entre los pro-presas y pro-depredadores, a raíz del vídeo del ataque de unos leones a una jirafa. Apuesto a que no será la última vez que denunciaremos estos comportamientos.

Y es que parece que seguimos teniendo dificultades en comprender que la naturaleza no es cruel, tal y como nos advirtió Dawkins, sino que cuenta con mecanismos perfectamente ajustados para sustentarse... hasta que aparece un humano y lo estropea. ¡Si Darwin levantara la cabeza!

Otras historias que te pueden interesar:

La interferencia humana en la biodiversidad, origen de las pandemias

El ataque de los leones a una jirafa que muestra que no entendemos el ecosistema

Cuatro factores humanos que aceleran la extinción



Otras historias